Categorías

El coste de la vía perimetral se incrementa en otros 2 millones

El coste de la vía perimetral de Teruel se verá incrementa­do en otros 2 millones de eu­ros, como consecuencia de las obras que se ejecutaron en 2007 y 2008 para reponer los restos de la traída de aguas re­nacentista hallados en el tra­zado y estabilizar la ladera al pie del depósito de aguas tras unos desprendimientos.Con este aumento, la in­versión en la ronda de barrios -sin incluir las expropiacio­nes- alcanza ya los 14,87 mi­llones de euros, un 72% por encima del precio de 8,6 mi­llones por el que la sociedad municipal Urban Teruel adju­dicó las obras a Acciona In­fraestructuras en 2006. En 2007 se aprobó un primer in­cremento de 4,2 millones, en este caso para dotar al trazado de cuatro carriles en lugar de los dos previstos.

Los trabajos para conser­var el acueducto del siglo XVI y consolidar la ladera fueron encargados de forma verbal por motivos de urgen­cia por los responsables mu­nicipales en marzo y julio de 2007, respectivamente, sin proyecto ni contrato previo y sin contar con consignación presupuestaria, saltándose con ello el procedimiento le­gal. El proyecto, de hecho, no fue redactado hasta el pasado mes de octubre, con las obras ya concluidas y seis meses después de la apertura de la vía perimetral.

Estas deficiencias conver­tirían el trámite en “nulo de pleno derecho”, según los in­formes técnicos, pero como la obra fue efectivamente reali­zada y la factura presentada por Acciona se corresponde con los trabajos, la sociedad Urban ha de pagarla aplican­do el principio jurídico del enriquecimiento injusto.

Las “irregularidades” del expediente han llevado a los servicios técnicos a emitir un informe con reparos, que sus­pende el gasto hasta que se solventen todas las deficien­cias de tramitación.

Consejo para el jueves

El concejal Gaspar Lozano (PSOE), nombrado el pasado mes de febrero consejero de­legado de Urban Teruel SA, ha convocado para el próxi­mo jueves una reunión del consejo de administración de la sociedad municipal, con el único objetivo de desenmara­ñar este embrollo.

Para ello, el consejo tendrá que aprobar primero el pro­yecto de estabilización de la ladera y reposición del acue­ducto renacentista, para des­pués convalidar el gasto y aprobar el pago de la factura a Acciona. Además, acordará solicitar al Ayuntamiento de Teruel que traspase a la socie­dad municipal los casi 2 mi­llones de euros, que se espera salgan del Fondo de Inversio­nes para Teruel, que cofinancian a partes iguales los Go­biernos central y autonómico.

La vía perimetral se con­virtió en realidad el año pasa­do, tras más de dos décadas de espera. Se trata de una ron­da de circunvalación de 3,5 kilómetros de longitud que permite circular entre la Fuenfresca y la carretera de Alcañiz sin pasar por el Cen­tro Histórico. Bordea los ba­rrios de San Julián, Arrabal y Carrel, a los que da acceso a través de sendas rotondas.

Las obras se iniciaron gracias al impulso del plan Ur­ban, cofinanciado al 50% en­tre el Ayuntamiento de Teruel y los fondos Feder de la Unión Europea, que se com­pletó con aportaciones del Fondo de Inversiones para Teruel. ,

La vía se abrió al tráfico el 12 de abril de 2008, pero du­rante los meses siguientes se completaron algunos trabajos pendientes, entre ellos la ter­minación de la pasarela con ladera del cementerio al fondo

los restos de la antigua traída de aguas y el tablero del falso túnel construido en la ladera del cementerio.

La. obra, de hecho, no está aún totalmente concluida, ya que falta concluir el carril bici y la acera peatonal en el tra­mo que discurre por debajo del viaducto de la ronda de barrios, unos trabajos que quedaron paralizados porque discurrían por terrenos parti­culares.

Un tropiezo tras otro

Las obras de la vía perime­tral de barrios han experi­mentado un tropiezo tras otro desde su inicio, en el ve­rano de 2006, tras haber sido adjudicadas a Acciona Infra­estructuras por 8,6 millones de euros.

En abril de 2007, con los trabajos ya en marcha, el Ayuntamiento decidió modi­ficar el proyecto para que el trazado contara con cuatro carriles, en lugar de los dos inicialmente previstos, lo que incrementó el coste en 4,2 millones, hasta situarlo en 12,8 millones.

Previamente, en enero de 2007, se habían hallado restos del acueducto del siglo XVI, que traía el agua desde la Peña del Macho a la ciu­dad. Tras una fuerte polémi­ca por su afección al trazado. Patrimonio autorizó su tras­lado provisional para que la obra no se parara, pero obli­gó a conservarlos sobre una pasarela visitable.

Ello hizo necesario intro­ducir nuevos cambios en el proyecto inicial, al igual que un incidente ocurrido unos meses después. En junio de 2007, se produjeron despren­dimientos en la ladera el de­pósito de agua, que obliga­ron a acometer obras de con­solidación.

Estos trabajos extraordi­narios en el antiguo acueduc­to y en la ladera son los que ahora hay que abonar a Ac­ciona y suman casi 2 millones, lo que sitúa ya el coste de la vía perimetral en 14,8 millones.

En mayo de 2008, un mes después de la apertura al trá­fico de la ronda, quedaron paralizados los trabajos para terminar la acera y el carril bici en el tramo que discurre por debajo del viaducto, por­que discurrían por suelo pri­vado a cuyo propietario no se había pedido permiso para ocuparlos.

Por las mismas fechas, se produjeron desprendimien­tos en un talud que ha habido que reparar varias veces.

Poco después se supo que el Jurado Provincial de Ex­propiaciones valoraba los suelos expropiados para ha­cer la vía en 80 euros por metro cuadrado, frente a los 48 céntimos pagados por el Ayuntamiento. El coste de los terrenos pasará así de 500.000 euros a 8 millones si los tribunales confirman ese precio, un gasto hoy por hoy inasumible por el consisto­rio, que quiere compensar a los propietarios a través de aprovechamientos’ urbanísticos.

Eva Ron/Teruel

Los comentarios están cerrados.