Categorías

Moratoria para adaptar los rótulos a la norma de ornato

El Ayuntamiento acepta la petición de los comerciantes para no invertir en una época de crisisTERUEL. El Ayuntamiento de Te­ruel aplicará una moratoria en la imposición de sanciones a comer­cios, empresas y profesionales del Centro Histórico que no cumplan la ordenanza de ornato por una rotulación incorrecta de sus ne­gocios. La normativa municipal que regula los materiales, dimen­siones y emplazamiento de los ró­tulos y anuncios comerciales pa­ra evitar su negativo impacto es­tético entró en vigor en diciem­bre de 2006 y contemplaba un plazo de transición de dos años, a partir del cual el Consistorio po­dría sancionar a los infractores. Previsiblemente, la prórroga en el periodo de adaptación a la orde­nanza será de dos años, de acuer­do con las pretensiones de la Aso­ciación de Comerciantes del Cen­tro Histórico, que argumenta las dificultades económicas que atra­viesa el sector actualmente para justificar el aplazamiento.

La Asociación de Comerciantes del Centro Histórico solicitó al Ayuntamiento que retrase la fe­cha tope para adaptar la rotula­ción comercial a la normativa mu­nicipal porque la crisis dificulta la realización de desembolsos extra. El gerente de la asociación empre­sarial, Rodolfo Pangua, señaló que “los negocios van muy justos pa­ra poder seguir abiertos, y una in­versión añadida en nuevos rótu­los, que en algún caso puede al­canzar los 6.000 euros de coste, puede suponer el cierre del esta­blecimiento”.

El Ayuntamiento se ha mostra­do receptivo a la demanda empre­sarial y el alcalde de Teruel, Mi­guel Ferrer, anunció en el último pleno en respuesta a una pregun­ta del PP que se concederá la mo­ratoria solicitada. La portavoz po­pular, Emma Buj, explicó que pre­guntó por la aplicación de esta normativa porque el plazo fijado para regular los rótulos de los ne­gocios del Centro Histórico ter­minó el pasado mes de diciembre sin que el Ayuntamiento mostra­rá voluntad de aplicarla. Buj se la­mentó de que el Consistorio “apruebe muchas ordenanzas que luego no se cumplen ni se hacen cumplir”.

La Asociación de Comercian­tes, además de pedir una prórro­ga en la aplicación de la ordenan­za, solicita al Ayuntamiento la creación de una línea de ayudas para adaptar los rótulos comer­ciales. Según indicó Pangua, exis­ten precedentes de estas subven­ciones en otros ayuntamientos, como el del Fraga (Huesca), don­de la ayuda asciende al 20% de la inversión necesaria.

El concejal de Urbanismo, Luis Muñoz, se mostró remiso a habi­litar un programa de ayudas mu­nicipales para adaptar los rótulos comerciales a la ordenanza de or­nato. Muñoz apuntó, no obstante, la posibilidad de contactar con el Departamento de Industria de la DGA por si alguna de sus líneas de apoyo a empresas puede res­ponder a la solicitud de los co­merciantes.

El gerente de la Asociación de Comerciantes del Centro Histó­rico se mostró “de acuerdo” con la necesidad de mejorar la imagen del centro urbano, que constitu­ye el principal reclamo turístico de la ciudad y que acaba de ser so­metido a un profundo proceso de transformación urbanística Seña­ló, no obstante, que una aplica­ción a rajatabla de la ordenanza de ornato y la consiguiente pena-lización de los infractores puede tener consecuencias irreparables para los comercios, inmersos en la crisis y con un descenso acusa­do de las ventas.

Pangua consideró que la aplica­ción de dos años de moratoria puede dar tiempo suficioüte para remontar la actual recesión eco­nómica. El gerente de la asocia­ción de comerciantes señaló que, mientras tanto, los empresarios se tienen que centrar en “las priori­dades” para conservar sus nego­cios abiertos. Indicó, no obstante, que se han adaptado muchos ró­tulos y que, cuando los comer­ciantes realizan reformas en sus establecimientos, se informan de la normativa de ornato para tener­la en cuenta a la hora de acondi­cionar las fachadas.

A pesar de la progresiva adap­tación de los rótulos comerciales o de despachos profesionales del Centro Histórico, un censo de la Gerencia de Urbanismo detectó 144 incumplimientos.

La ordenanza, que entró en vi­gor el 14 de diciembre de 2006, contemplaba un plazo de adapta­ción de un año para los edificios catalogados y su entorno, un pe­riodo que se ampliaba a dos años para todos los inmuebles del con­junto histórico de Teruel y a tres para el área catalogada como en­torno del Centro Histórico.

La ordenanza prevé que en ró­tulos, anuncios o anuncios publi­citarios no se podrán usar plásti­cos ni se podrá rotular directa­mente sobre las fachadas. Los ró­tulos luminosos quedan expresa­mente prohibidos y las instalacio­nes en banderola no podrán so­bresalir más de 60 centímetros de la fachada -en calles de menos de 4 metros quedan descartados-.

En caso de incumplimiento de,. la norma y una vez superado el periodo de adaptación previsto en la disposición transitoria -que terminó el 14 de diciembre de 2008-, la normativa prevé que el Ayuntamiento ordene la adapta­ción y, en caso de no cumplirse la orden, contempla multas de entre 750 y 3.000 euros. La ordenanza regula también el aspecto de las fachadas de todo tipo de edificios para garantizar unas mínimas condiciones estéticas.

LR. .

Los comentarios están cerrados.