Categorías

El Justicia recuerda la necesidad de regular las peñas juveniles

Se dirigirá al Ayuntamiento, que no las contempla en la ordenanza cívicaEl Justicia de Aragón, Fer­nando García Vicente, se di­rigirá al Ayuntamiento de Te­ruel para reiterarle la necesi­dad de que regule, a la ma­yor brevedad, las actividades privadas que no están sujetas a una licencia administrativa previa, como son las peñas juveniles que funcionan en locales y cocheras de la ciu­dad.

Esta comunicación se produce tras hacerse público el borrador de Ordenanza de Convivencia Ciudadana que prepara el consistorio. El texto no recoge en su articu­lado los locales de reunión de jóvenes, ya que el equipo de gobierno PAR-PSOE ha optado por abordar su regu­lación en una norma especí­fica.

El Justicia recordó ayer, en una nota de prensa, que de forma reiterada la institu­ción viene recibiendo quejas de vecinos de la ronda del Turia y de la cuesta de Co­frero debido a las molestias producidas por la actividad que se realiza en los locales alquilados a jóvenes para pe­ñas juveniles.

Estas molestias consisten en ruido de música, gritos, circulación de coches y mo­tos hasta altas horas de la madrugada, inseguridad, da­ños y deterioro en los bienes o suciedad, entre otros pro­blemas.

En respuesta a estas que­jas, el Justicia sugirió hace un año al Ayuntamiento de Teruel que, bien mediante la modificación de la actual Or­denanza contra Ruidos y Vi­braciones, o en la Ordenanza Cívica, actualmente en tra­mitación, o bien con una norma nueva, regule los rui­dos vecinales y de activida­des privadas con el fin de dar solución a los problemas de­nunciados en las quejas.

Problema generalizado

El problema de las peñas ju­veniles no es exclusivo de la ciudad de Teruel, sino que afecta a numerosas localida­des aragonesas.

“En los últimos tiempos, el Justicia ha recibido quejas de diferentes municipios de la comunidad autónoma por las peñas de jóvenes que du­rante largas horas del día y de la noche se reúnen en ellas a pasar el tiempo con las consiguientes molestias para los vecinos”, indica la nota de prensa.

Según la institución, en las poblaciones más pequeñas, la situación se agrava por los vínculos familiares o de amistad que se dan entre los que generan el problema, o sus padres y ascendientes, y los que lo padecen. Esta si­tuación genera conflictos de convivencia.

Borrador de norma

Con el fin de contribuir a so­lucionar el problema y cola­borar con los municipios, el Justiciazgo ha elaborado un borrador de ordenanza que pretende servir de base para que los ayuntamientos inte­resados preparen una norma ‘ reguladora.

En dicho borrador se esta­blecen los requisitos básicos para la apertura de las peñas, dado que actualmente mu­chas de ellas no reúnen las mínimas condiciones de se­guridad.

Asimismo, plantea fórmu­las para posibilitar el control por parte de los ayuntamien­tos, llegando incluso a la re­tirada de los aparatos que ge­neran ruido y a la imposición de sanciones.

El borrador ha servicio de base, por ejemplo, a la regu­lación de las peñas por parte del Ayuntamiento de Mon­zón.

Regulación específica

El concejal de Urbanismo del Ayunta­miento de Teruel, Luis Muñoz (PAR), señaló que el consistorio no ha renun­ciado a regular los locales privados de ocio juvenil por no haberlos incluido en el borrador de Ordenanza de Conviven­cia Ciudadana, sino que su intención es establecer una normativa específica pa­ra este tipo de actividades.

Tras la presentación del proyecto de ordenanza cívica al Consejo de Partici­pación Ciudadana el pasado martes, Muñoz comentó que en principio se ba­rajan dos opciones. Una de ellas sería aplicar a las peñas juveniles la Orde­nanza de Ruidos y Vibraciones y otra considerarlas como una actividad suje­ta a licencia que tendría que cumplir los requisitos que se exigen a los estableci­mientos públicos.

REDACCIÓN / Teruel

Los comentarios están cerrados.