Categorías

Los semáforos de la Glorieta crean confusión entre los ciudadanos

El Ayuntamiento reduce el tiempo de espera tras las primeras pruebasLa entrada en funcionamien­to de los nuevos semáforos instalados en los cruces pea­tonales entre la Glorieta y los viaductos, que se encuentran en periodo de pruebas desde la tarde del pasado martes, ha sembrado la confusión entre los ciudadanos. Ayer, mu­chos viandantes no se perca­taban de la presencia del se­máforo y no accionaban el pulsador, o bien cruzaban por inercia estando en rojo para los peatones. Algunos con­ductores, a su vez, paraban teniendo luz verde para per­mitir cruzar a las personas que aguardaban en la acera.

Aunque la mayoría de los ciudadanos consultados coincidieron en que los semáfo­ros son necesarios, sobre to­do cuando se abra el Óvalo con doble sentido de circula­ción y se incremente el tráfi­co en estos cruces, conside­raron excesivo el tiempo de espera desde que se acciona el pulsador hasta que aparece la luz roja para los vehículos.

Esta valoración fue com­partida por la Concejalía de Tráfico del Ayuntamiento de  Teruel, que ayer decidió reducir el ciclo de los 60 segun­dos iníciales a 45. Una vez encendida la luz verde, los peatones tienen 20 segundos para cruzar.

El concejal de Tráfico, Luis Muñoz (PAR), señaló que si se considera que el tiempo de espera para los pe­atones sigue siendo excesivo, “se irá reduciendo el ciclo de cinco en cinco segundos hasta que se regule de forma adecuada el flujo alternativo entre vehículos y peatones”.

“Hay que habituarse”

Muñoz consideró “normal” la confusión inicial generada entre los ciudadanos por la puesta en marcha de los semáforos, dos juegos a ambos lados de la rotonda situada a la altura de la calle Portal de Valencia.

“La primera tarde yo mis­mo vi situaciones curiosas, de gente que no nota que hay semáforo y coches que se paran aunque tengan Luz ver­de”, indicó el edil, quien apuntó que estos problemas desaparecerán cuando los ciudadanos “se habitúen” al nuevo sistema.

En cualquier caso, recor­dó que la “prueba definitiva” se producirá cuando entre en funcionamiento el doble sentido del Óvalo y de la curva de la Glorieta, posiblemente el próximo 17 de octubre.

El consistorio ha descarta­do abrir el nuevo carril du­rante el puente del Pilar por la premura de tiempo y ha decidido esperar al siguiente fin de semana para que el cambio.se produzca “en unos días de tráfico más relajado” que en jornadas laborables y que si se produce algún atas­co, sea de menor intensidad.

Cuando se ejecute la re­forma de las calles Amargura y Joaquín Arnau, se añadirá un nuevo flujo de tráfico a la rotonda de General Pizarro, ya que está previsto que tan­to la entrada como la salida del aparcamiento de la plaza San Juan se realicen por la calle Miguel Valles.

Precisamente por este in­cremento de circulación el Ayuntamiento decidió por unanimidad instalar los se­máforos en los pasos peato­nales a ambos lados de la ro­tonda, con el objetivo de ga­rantizar la seguridad de los viandantes.

EVA RON /Teruel

Los comentarios están cerrados.