Categorías

La DGA estudiará alternativas para salvar el soterramiento

Alargar el túnel para la cir­culación de Dámaso Torán suavizaría las pendientes de acceso, que, según el proyecto del Gobierno ara­gonés, son inasumiblesLa DGA y el Ayunta­miento de Teruel intentan salvar el proyecto de soterramiento del tráfico en la ronda de Dámaso To­rán, a pesar de que el proyecto ela­borado por encargo de la Conse­jería de Obras Públicas considera inviable técnicamente esta actua­ción debido a las elevadas pen­dientes de las rampas de acceso al tramo soterrado. El Gobierno ara­gonés y el Consistorio acordaron ayer redactar un estudio que con­temple el alargamiento del túnel que absorbería la circulación de vehículos con el objeto de que la entrada y la salida tengan desnive­les asumibles.

El alcalde, Miguel Ferrer, y los consejeros de Presidencia y Obras Públicas, Javier Velasco y Alfonso Vicente, admitieron que, con las previsiones del proyecto de soterramiento, la actuación tie­ne graves inconvenientes que po­nen en entredicho su utilidad. Ve-lasco advirtió que o la solución técnica es buena o las dos admi­nistraciones “no se embarcarán” en su ejecución.

Ferrer valoró positivamente la solución adoptada ante “las dificultades surgidas”. El alcalde rei­teró la conveniencia de la actua­ción pero con garantías de que re­solverá problemas en lugar de crearlos.

Alfonso Vicente confirmó la “voluntad” de la DGA de “sacar adelante” el proyecto, siempre que sea “factible”. Vicente anun­ció que el estudio informativo que buscará alternativas viables se en­cargará de inmediato.

El soterramiento del tráfico en la ronda de Dámaso Torán fue la promesa estrella del PSOE en las elecciones locales de 2002. La DGA asumió el encargo de la re­dacción del proyecto, que se con­trató en diciembre de 2006 y es­tuvo terminado el pasado verano con un coste de 145.000 euros. Sin embargo, el resultado ha sido de­cepcionante debido a las pendien­tes excesivas del tramo soterrado y también por dificultar los acce­sos al Arrabal en lugar de favore­cerlos.

Hacia la ronda de Ambeles

Javier Velasco explicó que, para ser viable, las pendientes resul­tantes deben rondar el 6%, frente al 11,3% previsto en el proyecto ac­tual. El consejero de Presidencia explicó que un túnel que se pro­longue en dirección a la ronda de Ambeles podría permitir desnive­les más suaves. Esta solución se­rá, previsiblemente, más costosa e incluirá el enlace de la Cuesta de la Jardinera con la ronda de Dá­maso Torán.

Velasco admitió que puede ha­ber también alguna dificultad en el “cuello de botella” que presen­ta la calle en su confluencia con la plaza de Dámaso Torán, un pun­to donde la obra podría afectar a casas particulares. El consejero de Presidencia agregó que otra cues­tión a resolver será la accesibili­dad del Arrabal.

El proyecto desechado preveía un coste de 4,6 millones de euros y 12 meses de ejecución de las obras. Se trata, no obstante, de es­timaciones teóricas porque el propio autor del documento con­sideraba la viabilidad de la obra “muy cuestionable” al “presentar numerosos inconvenientes en de­trimento de las escasas ventajas aportadas”. El estudio preveía un túnel de 70 metros de longitud, que, unido a las dos rampas de ac­ceso, eliminaba el tráfico roda­do en superficie en unos 300 me­tros de calle. Esta obra permitiría abrir una gran plaza peatonal que uniría el Centro Histórico con el Arrabal, además de reforzar el po­tencial turístico de las murallas y el acueducto de Los Arcos.

LUIS RAJAD EL

Heraldo de Aragón

Los comentarios están cerrados.