Categorías

Trabajadores de los juzgados tachan de “chapuza” la reforma

Fiscalía y Social se quedan sin climatización pese a que las conducciones atra­viesan sus dependencias

Los empleados del Juz­gado de lo Social han expresado su malestar ante el hecho de que la planta en la que ellos trabajan no va a estar climatizada mientras que otras situadas a nivel inferior y, por tanto, menos calurosas en verano, sí van a contar con un sis­tema de aire acondicionado. En la misma situación se encuentra la Fiscalía, inmediatamente debajo de Social y cuyos despachos tam­poco contarán con climatización.

Los trabajadores relatan que, para más “indignación”, las con­ducciones de aire acondicionado con destino a otras plantas atra­viesan la sala de espera y el pasi­llo del Juzgado de lo Social.

“Esto es un atropello. Pasan los tubos por nuestro Juzgado y, sin embargo, no tendremos aire acon­dicionado, con lo poco que hu­biera costado que esos conductos tuvieran una salida hacia nuestras oficinas”, se quejó Antonio Salva­dor, representante de los trabaja­dores por el sindicato CSIC.

Fueron los propios funciona­rios quienes, al ver el movimien­to de operarios y la instalación de tubos en sus dependencias, se in­teresaron por el desarrollo y al­cance de las obras. “Los trabaja­dores nos explicaron que la con­ducción tiene por objeto climatizar la Audiencia Provincial y el Juzgado de lo Penal, que están en otros niveles, pero no la Fiscalía y Social”, explicó Salvador.

Protestas

La climatización del nuevo Pala­cio de Justicia ha sido el elemen­to más polémico de la reforma de este edificio. Inicialmente, el Mi­nisterio de Justicia, promotor de las obras, decidió instalar aire acondicionado solamente en las salas de vistas. Sin embargo, las altas temperaturas que se regis­traron en Teruel a principios del pasado verano motivaron que el fiscal jefe y los trabajadores del Juzgado de lo Social reclamaran que se extendiera el sistema de re­frigeración a todos los espacios.

Las quejas, de las que se hizo eco el Gobierno aragonés -quien recibirá el edificio cuando esté acabado- empujaron al Ministe­rio de Justicia a prolongar los con­ductos del aire acondicionado hasta algunos nuevos espacios, pero no a todo el edificio.

“Precisamente nos vamos a quedar sin climatización quienes protestamos por el calor el pasa­do verano y eso no es justo”, indi­caron otras fuentes laborales del Juzgado de lo Social.

Las mismas fuentes criticaron que el proyecto inicial de amplia­ción y mejora del Palacio de Jus­ticia no contemplara la climatización total del edificio. “Ahora, cualquier apaño que se quiera hacer costará dinero y, desde luego, resultará mucho más difícil. Estas obras han sido una verdadera cha­puza”, criticó Antonio Salvador.

Los funcionarios señalaron que tanto el Ministerio de Justicia como el Gobierno aragonés ya tu vie­ron que hacer frente a gastos im­previstos el pasado verano al  tener que comprar más de 20 aparatos portátiles de aire acondicionado para poder combatir el calor que se acumulaba en los despachos, donde hubo temperaturas de más  de 30 grados. Los empleados calculan que cada aparato pudo costar entre 500 y 600 euros.

m” Ángeles moreno

Los comentarios están cerrados.