Categorías

Llega la segunda remesa de cámaras de vigilancia a las calles

Dos equipos servirán para prevenir actos vandálicos en La Escalinata y los Franciscanos y el tercero controlará el tráfico en Ruiz JaraboEl Ayuntamiento de Te­ruel inició ayer la instalación de una segunda remesa de cámaras de vigilancia para evitar actos vandálicos contra el patrimonio y también para el control del tráfi­co. Dos de los nuevos equipos de grabación se montaron para su­pervisar la iglesia de San Francis­co y la Escalinata así como sus en­tornos. El tercero, instalado cerca del colegio de Los Paúles y con posibilidad de movimiento, se co­locó en la calle Ruiz Jarabo y su función primordial será la de su­pervisar el tráfico de esta impor­tante vía del Ensanche. En total, han costado 20.000 euros.

La red de video vigilancia muni­cipal incluye actualmente las cá­maras que vigilan las torres mudéjares de San Pedro, San Martín y el Salvador, así como la Catedral. Su misión primordial es evitar los actos vandálicos contra estos mo­numentos, donde era frecuente la aparición de pintadas. Sin embar­go, desde el pasado enero, cuando entraron en servició las videocámaras en estos puntos, los grafitis no se han reproducido.

El concejal delegado de Seguri­dad Ciudadana, Luis Muñoz, ex­plicó que el Ayuntamiento ha de­cidido poner en servicio tres nue­vas cámaras tras el buen resulta­do que dio la primera experien­cia. “Desde que se montaron, no se han hecho más pintadas y, en el supuesto de que se hicieran, se­ría más fácil identificar a los auto­res y aplicarles la sanción corres­pondiente”, indicó el edil.

El dispositivo de vigilancia se ampliará en 2010 con la instala­ción de cámaras para controlar los principales accesos de la ciu­dad, la carretera de Alcañiz y la avenida de Sagunto. Esta medida permitirá grabar todos los vehí­culos que entran y salen de Teruel con lo que, en caso de que se pro­duzca un acto delictivo, se podría disponer de imágenes de los co­ches de los autores. Además, si la financiación disponible lo permi­te, está prevista una última cáma­ra para observar el acueducto de Los Arcos y el tramo de muralla contiguo, recién restaurados y que el pasado mes de julio fueron objeto de pintadas.

La instalación de videocámaras en la calle cuenta con la precepti­va aprobación de la Delegación del Gobierno. Las imágenes cap­tadas se remiten al cuartelillo de la Policía Local, que supervisa su funcionamiento. Las grabaciones se destruyen al cabo de un mes si no han recogido ninguna infor­mación relevante.-L.R.

Los comentarios están cerrados.