Categorías

El viaducto viejo, rebautizado en honor del ingeniero que lo ideó

Dos placas recuerdan que desde ayer se llama Fernando Hué de la BarreraViaducto Fernando Hué de la Barrera. Así se llama desde ayer el conocido como via­ducto viejo. Un bonito regalo de cumpleaños para celebrar su 80 aniversario. Ocho dé­cadas en las que se ha sido variante de nacional, cone­xión entre el Centro Históri­co y el Ensanche de Teruel y paseo peatonal de generacio­nes de turolenses. Ahora, dos placas, una en cada .uno de sus extremos, recuerdan al ingeniero que lo ideó. Ayer sus nietos y bisnietos, junto a las autoridades de la ciudad le rindieron homenaje.

El alcalde, Miguel Ferrer, y uno de los nietos del mis­mo nombre, Fernando Hué, descubrieron una de las pla­cas, mientras niños de los co­legios Purísima y Ensanche, justo los ubicados en cada uno de los extremos del puente, tiraban globos.

En el acto, estuvieron acompañados por la subdele­gada del Gobierno, María Victoria Álvarez; el presi­dente de, la Comarca Comu-n.dad de Teruel, José Luis López, y el decano del Colegio de Ingenieros de Cami­nos, Canales y Puertos, José Ocejo.

Tras el descubrimiento de la placa el alcalde, Miguel Ferrer, destacó que con este acto “el Ayuntamiento hace acto de justicia”. Recordó que la nueva denominación fie aprobada por unanimidad de todos los grupos munici­pales, representados ayer en el acto.

Fernando Hué, nieto de Fernando Hué de la Barrera y también ingeniero de Cami­nos, habló en nombre de la familia y agradeció el home­naje del que estaba siendo protagonista su abuelo. Su­brayó la “singularidad” que en su época marcó este puen­te, que “marcó un hito” entre otros motivos por el tamaño del arco que lo sustenta, “el más grande de esas caracte­rísticas que se había levanta­do en España”, y por el em­pleo de hormigón armado, un material poco utilizado hasta el momento.

Recordó que el puente, que es propiedad del Minis­terio de Fomento, era una va­riante de la carretera de Va­lencia que salvaba el paso por la cuesta de San Julián, dificultosa para los vehículos de la época, y subrayó su pa­pel de “unión” entre el Teruel medieval y el Ensanche, por donde se produjo la expan­sión de la ciudad.

P.F./Teruel

Los comentarios están cerrados.