Categorías

El Consistorio pasa a cobro el IBI de 308 edificios que eludían este tributo

Ha remitido los primeros cien recibos y en enero completará la totalidad de las liquidaciones, que incluyen la anualidad de 2009 y hasta cuatro años de atrasos.El Ayuntamiento de Teruel ha remitido los primeros cien recibos a los propietarios de viviendas levantadas en suelo urbano pero que no pagan el preceptivo Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI). El envío de las liquidaciones de este tributo empezó a mediados de noviembre del año pasado y concluirá a lo largo del mes de enero hasta completar las 308 viviendas localizadas en el ‘barrido’ realizado por el Consistorio sobre suelo urbano.

Los propietarios que no pagaban el IBI de sus casas reciben una liquidación por el importe de este impuesto correspondiente al año 2009 y hasta cuatro años de atrasos, si el edificio acumula esta antigüedad o la supera. En total, el Ayuntamiento confía en recibir unos ingresos extra por este concepto que rondarán el millón de euros.

En cada anualidad atrasada, el Ayuntamiento aplica el tipo impositivo -un porcentaje sobre el valor catastral de inmueble- vigente en ese momento. Los gravámenes se revisan cada año por el Consistorio con el resto de las ordenanzas municipales.

“Solo lo que corresponde”

La concejala delegada de Hacienda, la aragonesista Carmen Alonso, señaló que el Consistorio descontará a los propietarios de edificios ‘morosos’ el importe del IBI que hubieran podido liquidar por el solar correspondiente. Esta solución evitará duplicidades contributivas por la misma finca. Alonso aclaró que el Ayuntamiento “solo pretende cobrar lo que le corresponde, no más”.

El Consistorio detectó inicialmente en torno a quinientas viviendas en suelo urbano -tanto en la ciudad como en los barrios rurales- que no pagaban el IBI. La estimación la realizó una empresa especializada contratada para esta labor a partir de fotos aéreas. Sin embargo, tras la correspondiente depuración y estudio por el Catastro se comprobó que el número de inmuebles que no pagaban impuestos era de 308.

Tras la detección de las viviendas ‘morosas’, el Ayuntamiento requirió una serie de información a los titulares para remitirla posteriormente a la Gerencia del Catastro, el organismo encargado de realizar la valoración de los edificios que sirve de base para la aplicación del IBI.

La concejala de Hacienda afirmó que el pago del IBI de los propietarios reticentes ha empezado a materializarse sin contratiempos. “La gente está pagando sin problemas. Incluso ha habido titulares de fincas que han acudido directamente al Catastro a darse de alta en padrón para pagar”.

La concejala recordó que el pago del IBI es “una obligación”, aunque se mostró dispuesta a estudiar los posibles errores en la liquidación del impuesto o de los correspondientes atrasos. Los recibos no incluyen penalizaciones ni sanciones para los contribuyentes afectados.

El Catastro se ha encargado de realizar las valoraciones de las 308 viviendas que eludían el pago del IBI. A continuación comunicó los valores catastrales al Ayuntamiento para que, a través de su departamento de gestión tributaria, pase los correspondientes recibos del año 2009 y los atrasos.

Carmen Alonso explicó que, en 2010, la anualidad del impuesto, ya de carácter ordinario, la gestionará la Diputación Provincial, a través de su servicio de recaudación para los ayuntamientos.

El significativo incremento de los ingresos por IBI -el impuesto con más poder recaudatorio- como consecuencia del afloramiento de las bolsas de fraude contribuirá a aliviar las precarias arcas municipales. Este impuesto supuso en 2008 unos ingresos municipales que rondaron los 5 millones de euros -sobre un total de recaudación por impuestos directos de 9 millones-.

Alivio para la deuda

La concejala de Hacienda explicó durante el pleno de aprobación de los presupuestos de 2010 que los ingresos extra derivados de la liquidación de los atrasos de las viviendas que eludían el IBI permitirán cumplir el plan de saneamiento financiero municipal sin aplicar las subidas impositivas previstas por este documento.

De este modo, aunque el plan de saneamiento proponía un aumento de los tipos impositivos del IBI del 8% para 2010, el pleno acordó la congelación impositiva. El plan abogaba por el aumento de la recaudación por entender que el margen de crecimiento del IBI hasta el tope legal es amplio.

El Ayuntamiento cobra el 0,58% del valor catastral, frente a un tope legal de 1,3%. La subida sería, según el programa de saneamiento, de mucha utilidad para aliviar la elevada deuda municipal, 50 millones de euros, la segunda más elevada entre las capitales de provincia en proporción a la población. La primera es Madrid.

Luis Rajadel

Los comentarios están cerrados.