Categorías

Entrevista a: Fernando Cánovas. Presidente de la Asociación Teruel Empresarios Turísticos.

“Los restaurantes de alto nivel son los que más han acusado la crisis”“Las empresas han bajado su margen de negocio entre un 20% y un 30%”

Fernando Cánovas llegó desde Murcia hace dos déca­das para hacerse cargo de un hotel y un hostal que, al cabo de unos años, adquirió junto a otros dos socios. Ahora re­genta varios establecimien­tos hoteleros en Teruel y un restaurante en Valencia. Su trayectoria profesional le lle­vó a la Presidencia de la Asociación Teruel Empresa­rios Turísticos hace cinco años, cargo para el que re­cientemente ha sido reelegi­do. Aunque su intención era no iniciar otra legislatura al frente del organismo provin­cial, la difícil situación eco­nómica que atraviesa el sec­tor Je animó a seguir traba­jando para atraer a más visi­tantes a Teruel.

-Afronta una legislatura difícil, marcada por la cri­sis, ¿va a interferir la rece­sión en los objetivos que se ha perfilado la asociación para los próximos años?

- Ahora es cuando más iniciativas hay que llevar a cabo para atraer clientes a la provincia y conseguir que ¡os turolenses salgan y con­suman en nuestros estableci­mientos. Por eso hemos planteado varias actividades, como una ruta de tapas en el marco de Teruel Gusto Mudéjar, el Tren de la Nieve y el Tren Cultural, en los que se ofrecerán paquetes a tu­ristas de Valencia o Zarago­za.

- ¿Qué otras acciones van a desarrollar?

-La formación es funda­mental para mejorar la cali­dad y atraer gente y estamos preparando una batería de cursos sobre diversos temas referidos al trato al turista. También estamos trabajando para mejorar la difusión del asociado. Hemos completa­do la página web y editado una guía donde aparecen to­dos los establecimientos pa­ra repartir en ferias, donde vamos a reforzar la presen­cia. Además, vamos a editar un periódico junto con la Es­cuela de Hostelería para in­formar a la sociedad de Te­ruel sobre los actos que hace el sector.

-Las empresas turísticas están perdiendo un 20% de sus ingresos en la actua­lidad con respecto al año 2007-2008 pero, ¿qué tra­ducción tiene esa cifra en puestos de trabajo?

- No lo puedo cuantificar pero sí ha repercutido. El gasto de personal es impor­tante porque nuestro trabajo es muy manual y, si la faena baja, necesitas menos gente. Además, aunque el nivel de turismo no haya descendido mucho, los márgenes se han reducido entre un 20% y un 30%, tanto que hay empresas que han cerrado. Ningún em­presario desea tomar este tipo de decisiones, pero a veces hay que hacerlo para la pro­pia subsistencia del negocio.

- En los últimos años han abierto en la capital di­versos restaurantes de alto nivel, ¿qué futuro les augu­ra en un momento en que la sociedad recorta gastos?

- Los restaurantes me­dios-altos son los que más están acusando la crisis, de hecho alguno ha tenido que cerrar. Espero que esto sea pasajero, que nos quede por aguantar solo este año, por­que la situación está muy complicada. Es un sector que le da mucha calidad al turis­mo, creo que Teruel en gas­tronomía ha mejorado bas­tante en los últimos años. El recuerdo de qué bien me lo he pasado en Teruel es cómo he comido y cómo he dormi­do. Por eso vamos a hacer muchas iniciativas a nivel gastronómico para que estos restaurantes aguanten, por­que a nivel turístico tienen un papel importantísimo.

“Hay plazas de sobra”

- La apertura de Dinópolis supuso un gran incremen­to de plazas hoteleras, ¿es­tán adecuadas al tirón que tiene Teruel?

- Sí, y más con la crisis, ahora creo que incluso so­bran plazas hoteleras. Hay momentos, que son de los que se hace eco la prensa, en los que faltan camas, co­mo Medievales, la Vaqui­lla… son fechas muy pun­tuales en las que aunque hu­biera cinco hoteles más se­guirían faltando. Pero tene­mos que guiarnos por el día a día y ahora mismo hay una crisis de ocupación bastante grande, Entre se­mana ha bajado mucho la ocupación porque el turis­mo de negocios es el que más ha descendido. Entre semana sobran muchas ha­bitaciones y lo que más se está manteniendo son los fines de semana y vacacio­nes gracias a revulsivos co­mo Dinópolis, pero la ma­yoría de días del año son laborables.

- También hay muchas más viviendas de turismo rural, ¿este tipo de aloja­miento complementa o hace la competencia a los hoteles?

- Son complementarios totalmente, es otro tipo de turismo. Hay gente que busca un hotel y gente que busca una vivienda rural. Son empresas más familia­res, algunas incluso forman parte de la asociación, y se complementan con los ho­teles. Además, la provincia de Teruel es un sitio que se asocia mucho a naturaleza y a turismo rural.

- Las cifras de visitas a monumentos han descen­dido pero menos que las de ocupación, ¿los restauran­tes más modestos han sali­do menos perjudicados?

- El perfil de cliente de Teruel son familias y comi­das de negocios, que han ba­jado. Las familias van más al bocadillo y al menú del día e incluso hay quien se trae el bocadillo de casa.

- Una de las asignaturas pendientes en Teruel es re­ducir la temporalidad tu­rística, ¿se está haciendo algo al respecto?

- Estamos apoyando más que nunca Teruel Conven­tion Bureau. Creemos que en este aspecto el Palacio de Congresos es un arma im­portantísima para crear eventos y reuniones con los que llenemos entre semana y la previsión para este año es que haya bastante actividad.

- Sin embargo la provin­cia está mal comunicada para atraer turismo de ne­gocios…

- La apertura de la Auto­vía Mudéjar ha sido muy im­portante, aunque falta la co­municación con Madrid -que es fundamental y le da­ría un vuelco tremendo a Te­ruel- y acortar los tiempos de los desplazamientos en tren. La falta de comunica­ciones afecta sobre todo al Bajo Aragón. Lo que nos pa­rece infame es que el Bajo Aragón siga sin tener una autovía, con lo importante que es Motorland.

Uno de los hechos más re­levantes de 2009 fue la apertura de Motorland en Alcañiz, ¿qué va a suponer esta iniciativa para los em­presarios?

- Yo siempre lo comparo con Dinópolis y creo que la repercusión será parecida e incluso superior a la que hu­bo aquí en Teruel. Marcará un antes y un después para el Bajo Aragón. De momento ya ha incentivado la cons­trucción de Un hotel y hay empresarios que han pedido licencia para la ampliación de otros, lo que significa que la ciudad se está moviendo. Cuando empiece la tempora­da automovilística se va a notar muchísimo porque atraerá a turistas y también a trabajadores y gente que acu­de a probar coches, y todos ellos necesitan dormir y co­mer. En el primer evento que hubo se llenaron todos los hoteles y restaurantes. Ahora no es el mejor momento pero en un futuro próximo mu­chos empresarios se plantea­rán abrir hoteles en esa zona.

- Otro hito turístico de 2009 ha sido la ampliación tan deseada de la estación de esquí Javalambre. Sin embargo, de momento no hay iniciativas empresaria­les que la secunden, ¿qué pasa en esa sierra que tan apenas hay alojamientos hoteleros?

- No somos conscientes de la importancia que tienen las estaciones de esquí, la nieve, y no solo para Gúdar-Javalambre puesto que ya se está notando incluso en la zona de Teruel. Pero estamos en una situación muy com­plicada para poner en mar­cha un nuevo negocio, inver­tir para abrir un nuevo hotel es complejo. Está el sector muy tocado, pero hay gente que ya lo lleva en mente y en un futuro cercano comenzará a abrir establecimientos en la zona. La ampliación es im­portantísima, el cliente va­lenciano lo esperaba y a los hechos me remito, siempre que abre la estación está re­pleta.

- En 2009 comenzó la nueva gestión del Patrona­to de Turismo que depende de la Diputación de Teruel, ¿cree que hacía falta un or­ganismo así para dinamizar el sector en Teruel?

- El Patronato de Turismo llevaba muchos años exis­tiendo, pero es ahora cuando está haciendo una labor im­portante. Nos ha unido más a todos, hay un comité directi­vo que se reúne todos los meses. Se están haciendo bien las cosas y en ese senti­do alabo el trabajo del presi­dente del Patronato, Antonio Arrufat, y de la gerente, Maribel Aguilar.

- ¿En qué se nota la nue­va línea de trabajo?

- Es la primera vez que el Patronato hace eventos pro­pios, se han desarrollado ac­tos en Tarragona, Zaragoza y Murcia que ya han dado sus frutos puesto que ha llegado gente que nos conoció en esos actos. Estamos sacando el nombre de Teruel y su provincia por todos lados. Ya vale de ir cada uno por su cuenta porque hay que ven­der Teruel como marca y to­dos los que tenemos algo que decir en materia turística de­bemos ir unidos. Que los vi­sitantes vengan a Teruel y luego ya lucharemos por atraerlos a Gúdar-Javalambre o al Bajo Aragón.

- Poniendo ya la vista en 2010, ¿qué previsiones hay para el conjunto del año?

- El invierno lo pasaremos mal, pero espero que en ma­yo o junio comience a re­montar la cosa, porque las empresas están agotando sus recursos propios. Por poner una nota positiva, las reser­vas en la ciudad para Medie­vales empiezan a ser bastan­te importantes. Desde la aso­ciación intentaremos hacer muchos eventos, pero aún así el invierno será durísimo. Hay que apretar los dientes e intentar pasarlo como sea hasta que llegue nuestra épo­ca alta, a partir de mayo o ju­nio.

- Dentro de unos días co­mienza Fitur, la Feria In­ternacional del Turismo,

¿Qué previsiones tienen pa­ra este año?

- No son muy halagüeñas dadas las circunstancias que nos rodean. Vamos a estar presentes con nuestro catálo­go de establecimientos en un punto de información con­junto con las asociaciones de Zaragoza y Huesca. Vamos a trasladarnos allí el Día de Aragón y promocionaremos ya Teruel Gusto Mudéjar, que es nuestro evento gastro­nómico más importante.

290 socios de toda la provincia

Un total de 290 empresas de todas las co­marcas turolenses forman parte de la Asociación Teruel Empresarios Turísti­cos. El presidente de la entidad es Fer­nando Cánovas y cuenta con el apoyo de los vicepresidentes Raquel Herrero y Juan Ciércoles. Entre las actividades de­sarrolladas en los últimos años cabe des­tacar la organización de la feria Teruel Gusto Mudéjar, que se ha convertido en un referente gastronómico para la pro­vincia de Teruel. En materia culinaria también impulsan varios certámenes de tapas que tienen como objetivo fomentar el consumo de los propios turolenses en bares y restaurantes. Los cursos de for­mación son otro de los pilares básicos en el calendario de la asociación, que orga­niza talleres destinados a los profesiona­les de distintas áreas del sector. La pro­moción de los propios socios es funda­mental y para eso cuentan con una pági­na web y una guía de servicios. Para fo­mentar la llegada de turistas, la agrupa­ción asiste a diversas ferias y participa en actos de promoción de índole diversa.

M. CRUZ AGUILAR / Teruel

Los comentarios están cerrados.