Categorías

La ausencia de heladas y la lluvia favorecen la limpieza de las calles

La nieve afectaba ayer a siete carreteras de la provincia

Las temperaturas sobre cero y la lluvia favorecieron la vuelta a la normalidad en las calles de la capital. Luis Mu­ñoz, concejal de Seguridad Ciudadana del Ayuntamiento de Teruel, explicó que ayer por la mañana estaban en alerta los equipos por si hu­biese helado intervenir con rapidez y evitar lo que ocu­rrió en la mañana del miérco­les, en la que fue muy com­plicado luchar contra las pla­cas de hielo, pero ayer no he­ló y en la calle solo quedaban los montones de hielo y nie­ve acumulados los días ante­riores.

El concejal indicó que se había iniciado el traslado de la basura de la zona provisio­nal donde se había dejado el fin de semana al vertedero. Añadió que también se había vuelto a la normalidad en las calles de la ciudad y la má­quina barredora había empe­zado a trabajar. . Sobre las secuelas de la nevada en las calles turolenses, dijo que ahora la brigada de Infraestructuras comenza­rá a hacer los partes de da­ños. “Ahora se ve el efecto que hace la sal y el hielo”, apuntó y agregó que ahora se actuará en los casos más gra­ves y el resto tendrá que es­perar a primavera, cuando no haya riesgo de heladas.

Operarios de Fomento, por su parte, trabajaban ayer en la limpieza del viaducto viejo, que está bajo compe­tencia del Ministerio.

Situación en la provincia

El temporal de frío y nieve seguía afectando en el día de ayer a la provincia de Teruel, pese a que remitió de forma drástica. Dos carreteras esta­ban cortadas por la tarde y en otras cinco era necesario el uso de las cadenas para cir­cular por ellas. La causa del estado de las carreteras se debía a los ventisqueros y a las placas de hielo. Todas las carreteras afectadas por la nieve, salvo la de Cuenca-buena a Ferreruela, estaban en la Sierra de Gúdar y Javalambre.

Las dos carreteras que permanecieron cortadas al tráfico en la tarde de ayer fueron la reseñada de Cuencabuena a Ferreruela y el ac­ceso a las pistas de esquí de Valdelináres. Las vías en las que era necesario circular con cadenas eran de Villarroya de los Pinares a Fortanete y Cantavieja; un kilómetro de la A-2709 en Bronchales; la VF-TE-03 en Allepuz, Valdelináres y Linares de Mora; de Cantavieja a Mosqueruela y de Fortanete a Valdelináres, además de la VF-TE-01 en Alcalá de la Selva.

Normalidad en las clases

Respecto a las rutas escola­res suspendidas sólo afectó a un alumno en la provincia de Teruel. Este alumno, de Bel-monte de San José, no pudo incorporarse a la ruta escolar que le lleva al Instituto Bajo Aragón de Alcañiz.

Por otro lado, las nevadas registradas en la última se­mana han incrementado de forma sustancial los espeso­res de las dos estaciones de esquí de la provincia de Te­ruel, Javalambre y Valdeliná­res. Tanto es así, que las dos estaciones tienen la mayor superficie esquiable de su historia, con 12,6 kilómetros esquiables en Javalambre y 8,3 kilómetros para la esta­ción invernal de Valdeliná­res. Por otro lado, la Agencia Estatal de Meteorología aler­taba Aragón en el día de ayer de fuertes rachas de viento, lo que ocasionó la formación de ventisqueros en las carre­teras. REDACCIÓN/ Teruel

Los comentarios están cerrados.