Categorías

López Soriano mantiene su interés por instalarse en el aeródromo

Alfonso Vicente afirma que el empresario es “una opción muy importante”El grupo empresarial López Soriano, que en 2004 promovió ante el Gobierno de Aragón la idea de convertir el antiguo aeródromo de Caudé en un centro de mantenimiento y reciclado de aviones pero después no aceptó las condiciones marcadas por el Ejecutivo para la explotación de las instalaciones, vuelve a ser en estos momentos “una opción muy importante” para dotar de actividad al aeropuerto, según desveló ayer el consejero de Obras Públicas, Urbanismo y Transportes, Alfonso Vicente (PSOE).
La fórmula de gestión que se plantea ahora, a cargo del Consorcio público formado por Gobierno de Aragón y Ayuntamiento de Teruel, es muy diferente a la prevista inicialmente, cuando la idea era que una sola empresa asumiera la explotación completa de las instalaciones, abonando un canon anual de algo más de 1 millón de euros y constituyendo después una sociedad mixta con las instituciones.
El consejero señaló ayer que el Consorcio “ya está en contacto con numerosas empresas de diferentes lugares y contenidos que quieren instalarse en Caudé” y ha empezado a valorar “las posibilidades de cada una de ellas” para que sus actividades en el aeródromo “sean compatibles”.
Entre ellas figuran firmas dedicadas al mantenimiento y reciclado de aviones, pero también a extinción de incendios, formación, venta o alquiler de aeronaves.
Entre ellas figura el grupo aragonés López Soriano, que “no ha dejado de mostrar su interés en instalarse en Caudé”. Con esta empresa se mantienen conversaciones “desde hace meses” y en esos momentos “es una opción muy importante y muy válida” para la actividad del aeródromo, según Vicente.

Conversaciones

El consejero señaló que, con la nueva fórmula de gestión por parte del Consorcio, se irán cerrando acuerdos con distintas empresas interesadas en instalarse, en los que se fijarán las condiciones de implantación.
Así, tendrán que pagar tarifas por uso de la pista de aterrizaje, alquiler de instalaciones o adquisición de suelo, con el objetivo de que “el mantenimiento no sea muy gravoso para las Administraciones, sino que sean las empresas que se instalen las que financien el coste”, apuntó.
Vicente comparó este modelo de gestión con el que se aplica en las plataformas logísticas Platea, Plaza (Zaragoza) o Plhus (Huesca), a través de sociedades con participación mayoritariamente pública.
De esta forma, no será necesario sacar a concurso una concesión administrativa para la explotación del aeródromo, como estaba previsto, sino que se negociará directamente con las empresas interesadas en instalarse.

Tiempo suficiente
El titular de Obras Públicas indicó que “todavía hay tiempo” para estas conversaciones, porque, aunque las obras del aeródromo estarán concluidas hacia mediados de este año, pero después “los pasos administrativos para poner en marcha” las instalaciones “serán lentos”, ya que son necesarias numerosas autorizaciones e inspecciones de organismos vinculados a la aviación civil y la seguridad aérea.
La inversión en el aeródromo-aeropuerto de Caudé asciende a 38,2 millones de euros. Las obras, adjudicadas a Isolux-Corsan, se están costeando con cargo al Fondo de Inversiones de Teruel, que financian a partes iguales los Gobiernos de España y de Aragón.  EVA RON / Teruel

Los comentarios están cerrados.