Categorías

El Consorcio tendrá que destinar 400.000 euros a mejorar el vertedero

El Inaga otorga autorización ambiental a la instalación, con condicionesEl Consorcio de la agrupación número 8 de gestión de residuos urbanos tendrá que destinar alrededor de 400.000 euros a diversas mejoras en el vertedero supramunicipal de Teruel, después de que el Instituto Aragonés de Gestión Ambiental (Inaga) otorgara el pasado 30 de diciembre la autorización ambiental integrada a las instalaciones, condicionada a la ejecución de estas inversiones. Las principales actuaciones a realizar son la instalación de un sistema de quema de gases, la construcción de una segunda balsa de lixiviados y la ampliación de los dispositivos de control de aguas subterráneas para atajar posibles filtraciones contaminantes a los acuíferos.
El proyecto de mayor envergadura, presupuestado en unos 200.000 euros, contempla la implantación de un sistema para la quema de los gases generados por la fermentación de los residuos, con el objetivo de reducir los malos olores y el deterioro al medio ambiente que provoca su emisión.
El presidente del Consorcio, José Luis López (PSOE), indicó que el proyecto “ya está redactado y entregado a la Dirección General de Calidad Ambiental del Gobierno de Aragón para estudiar fórmula de financiación”.

Quema de gases
López explicó que la actuación consiste en la instalación de tuberías para recoger y evacuar los gases del vertedero hacia unas “chimeneas de desgasificación”. El biogás de la descomposición de residuos se captará mediante campanas metálicas, conectadas a una estación de regulación con ocho entradas a un colector común, que se conectará una antorcha para la quema de los gases.
Además, será necesario construir una nueva balsa de lixiviados de resguardo de la existente, con una capacidad de 768 metros cúbicos e impermeabilizada. Esta segunda balsa empezará a llenarse mediante una tubería rebosadero cuando la principal, de 1.750 metros cúbicos, esté llena. En ese momento, se empezarán a vaciar ambas, con un nuevo equipo de bombeo y un cañón de riego de gran alcance (entre 30 y 60 metros), que según indicó José Luis López ya están disponibles.
El presidente del Consorcio señaló que la mayoría de las prescripciones que ha puesto el Inaga han sido solicitadas por la Confederación Hidrográfica del Júcar (CHJ) “para evitar la posible contaminación de acuíferos”.
Entre ellas figura una tercera actuación que será necesario realizar en el vertedero, con el objetivo de completar el actual sistema de control de aguas subterráneas, formado por tres piezómetros -unos dispositivos que miden la presión del agua del subsuelo- ubicados en las proximidades de la zona de vertido, en concreto al pie del terraplén del vaso ya clausurado, junto a la balsa de lixiviados y al noroeste del nuevo vaso de depósito de residuos.
La resolución del Inaga prevé la construcción de otros dos piezómetros para el control de las posibles filtraciones de lixiviados al subsuelo, uno de ellos en la zona norte del vertedero y otro al pie de la planta de almacenamiento intermedio de envases y papel. Además, se instalarán otros dos piezómetros en la zona del antiguo trazado de la carretera de Teruel a Cantavieja.
La nueva balsa de lixiviados y los piezómetros, junto con otras actuaciones de índole menor, sumarán un coste de unos 200.000 euros. José Luis López indicó que la ejecución de estas mejoras “se irá realizando de forma paulatina y en función de la financiación disponible”.

EVA RON / Teruel

Los comentarios están cerrados.