Categorías

El Salud informatiza las historias clínicas de todos los aragoneses

Los médicos de familia pueden acceder a través del ordenador al expediente sanitario de sus pacientes y a parte de las pruebas. Los problemas de acceso a internet dejan sin conexión a algunos consultorios rurales.El Servicio Aragonés de Salud (Salud) terminó a finales del año pasado de interconectar todos los centros de salud y hospitales de la Comunidad aragonesa. Después de más de tres años ‘extendiendo’ una red propia de 2.000 kilómetros por todas las instalaciones sanitarias, se ha conseguido dar un paso más para “acercar la sanidad al paciente” y “facilitar el trabajo al facultativo”. Así, Atención Primaria ya tiene implantado por completo el programa OMI-AP, que permite al médico de cabecera, a través del ordenador, tener acceso a los historiales clínicos y pruebas diagnósticas de los pacientes, así como a todos los programas que tiene en marcha el Salud.

En estos momentos, todos los médicos de Atención Primaria pueden acceder al expediente clínico del paciente (en Atención Primaria), analíticas de los laboratorios, así como a algunas pruebas diagnósticas, como escáneres, resonancias, pets (escáner muy utilizado en el diagnóstico del cáncer) o radiografías. Además, el facultativo a través de esta intranet, por ejemplo, puede consultar el informe que se le ha hecho a un paciente en las Urgencias de los hospitales.

En este momento, es el propio médico de Primaria el que tiene que acceder a través de la intranet a toda esta información, pero en un futuro próximo será el propio sistema el que mandará al facultativo -sin necesidad de pedirlo- cualquier información, prueba o dato relevante de su paciente. Con un simple clic, el médico dispondrá de todos los datos para hacer el mejor diagnóstico posible.

Las posibilidades del sistema van más allá. Ofrece al médico de Atención Primaria la información de todos los programas que el Salud tiene en marcha o los procesos y las fechas de vacunación. De esta manera, es el programa el que, por ejemplo le sugiere las pruebas rutinarias que debe encargar para un paciente dependiente.

Atrás quedó también parte del papeleo escrito a mano. Con esta herramienta la receta y las bajas han comenzado a informatizarse (se imprimen a través de la impresora).

Pero la implantación de esta ‘red informática’ no ha sido fácil, principalmente, por la propia distribución geográfica y la orografía del territorio aragonés. La dispersión de los 123 centros de salud y 919 consultorios ha complicado y encarecido la conexión. “Madrid tiene cinco veces más habitantes que Aragón y sin embargo, el coste está siendo cinco veces menor. Aquí hay que conectar pueblos que están a cientos de kilómetros con muy pocos habitantes. Incluso hay algunos con cuatro pacientes a los que tienes que dar servicio”, explicó el director del Centro de Gestión Integrada de Proyectos Corporativos, Carlos Barba.

De hecho, solo en la conexión se han invertido más de 9 millones y más de 11 en la malla de ordenadores. Existe una computadora central en el centro tecnológico de Walqa (en Huesca), pero todos los hospitales y centros de salud también cuentan con sus propias computadoras más pequeñas. En total, han sido adquiridos más de 1.200 máquinas y 659 portátiles.

Se ha creado una red autónoma con suficiente capacidad para absorber el volumen de datos que genera el Salud en un día, “más que el resto de los departamentos en todo un año”, aclaró Barba. Por ejemplo, solo el Hospital Miguel Servet de Zaragoza produce 17.000 contratos anuales. El sistema garantiza la total confidencialidad de los datos archivados, tanto historiales, informes o pruebas. Ochenta ingenieros controlan el correcto funcionamiento de la red y resuelven cualquier duda de los facultativos. La red funciona como una tela de araña, lo que garantiza que si una conexión falla los datos puedan transferirse por otro camino alternativo.

La única cuestión que queda por solucionar es la conexión de algunos consultorios de la Comunidad. En las últimas semanas, médicos de algunos de estas instalaciones han denunciado la falta de conexión a internet y, por consiguiente, las dificultades con las que se encuentran a diario. El Salud ya ha hablado con los responsables comarcales y las diputaciones provinciales, para que se solucione esta cuestión. Son los ayuntamientos los que deben asumir el coste de la instalación de las conexiones. “No es un problema del Salud sino de los propios ayuntamientos, pero estamos pendientes para que se facilite internet a todos ellos”, afirmó el director del Centro de Gestión Integrada de Proyectos Corporativos.

Un ambicioso plan

La informatización de los centros de salud de Aragón es solo una primera fase del ambicioso plan de sistemas y telemedicina que el Gobierno de Aragón puso en marcha en 2006 y cuya fecha de finalización se fija en 2012. La inversión total supera los 80 millones de euros. Uno de los retos, de hecho, es que un especialista pueda diagnosticar a cientos de kilómetros. O bien, por ejemplo, que desde el hospital se vea la prueba de un herido y se decida si es necesario operarlo o no.

En estos momentos, está en marcha un primer programa piloto en Barbastro. Allí, por ejemplo, con un retinógrafo se recorren diferentes centros de salud, para evitar que los pacientes tengan que recorrer cientos de kilómetros para ser diagnosticados. El servicio de oftalmología analiza las pruebas y manda los resultados a Barbastro.

El Servicio Aragonés de Salud quiere, poco a poco, ir extendiendo esta experiencia al resto de la Comunidad. “Tener una red preparada para ello nos permite hacerlo”, manifestó Barba.

En ese sentido, el Salud ha puesto en marcha otras muchas mejoras relacionadas con la telemedicina. Una de las que mejor respuesta ha obtenido es el teléfono único 902 555 321. A través de él, cualquier usuario puede pedir cita para su médico, enfermera o pediatra de Atención Primaria. También ofrece esta posibilidad la web www.saludinforma.es. En esta página, además, se facilita información a los usuarios de todos los programas y planes a los que puede acceder en el Servicio Aragonés de Salud.

C. FONTENLA. Zaragoza

Los comentarios están cerrados.