Categorías

Teruel mejora su dotacion en centros geriatricos con una nueva residencia

“¡Si parece un hotel de 5 estrellas!”

Satisfacción entre los ancianos de Cruz Roja tras visitar la residencia San Pablo a la que se van a trasladar

El nuevo centro geriátrico ha cubierto ya las 114 plazas que tiene y hay gente en lista de espera

Durante la última semana de febrero comenzarán a instalarse los primeros residentes
“¡Si esto parece un hotel de 5 estrellas!”, exclamaba ayer uno de los ancianos de la residencia de Cruz Roja al visitar el nuevo centro geriátrico construido en el antiguo colegio San Pablo, al que van a ser trasladados en marzo. Los miedos y la preocupación que han vivido durante los últimos meses desaparecieron ayer por completo tras visitar estas nuevas instalaciones que va a gestionar la entidad sin ánimo de lucro Claros Sociedad Cooperativa Andaluza de Interés Social. Las 115 plazas de que dispone la residencia ya están cubiertas y hay lista de espera.
Los primeros residentes comenzarán a instalarse a finales de febrero una vez que se concluyan los últimos remates de la obra, según explicó ayer el gerente de Claros, David Pedrajas, mientras que el traslado de los ancianos que están en la residencia de Cruz Roja está previsto que pueda estar hecho en marzo.
Las puertas de la residencia San Pablo se abrieron ayer para recibir la visita de los 57 ancianos del centro geriátrico de Cruz Roja que se reubicarán en estas instalaciones. Durante el recorrido estuvieron acompañados por sus familiares y el objetivo era que pudieran conocer las instalaciones tras la inquietud que había entre los mayores por este traslado.
Cuando el pasado verano se informó a los ancianos de que la residencia de Cruz Roja se iba a cerrar y que la organización humanitaria había llegado a un acuerdo con Claros para su traslado a la que se estaba construyendo en el antiguo colegio San Pablo, surgió una gran inquietud entre los residentes porque dudaban de ese compromiso. Además, mostraron su disconformidad porque les subían 250 euros la cuota, hecho que pusieron en conocimiento del Justicia de Aragón.
Los residentes de Cruz Roja reconocieron ayer que habían pasado muy malos meses por la incertidumbre en la que han vivido, pero tras visitar las instalaciones del centro de San Pablo admitieron estar “más tranquilos” y con ganas de trasladarse.
Alguno todavía mostraba su preocupación por lo que pueda suceder en el futuro y por el incremento de la cuota que abonaban, aunque el precio final que pagarán será inferior al de los nuevos residentes gracias al convenio alcanzado entre Cruz Roja y la entidad social Claros, responsable del centro.
El presidente de Cruz Roja, Vidal Muñoz, y el secretario de la entidad, Gregorio Vicente, recordaron ayer que aquellos que no tienen capacidad suficiente para hacer frente a la nueva cuota tendrán una ayuda de esta organización para poder pagarla de por vida, de forma que también puedan disponer de una pequeña cantidad para otros gastos.
Juan Escudero, uno de los ancianos que se trasladará de la residencia de Cruz Roja a la de San Pablo, dijo que las nuevas instalaciones “son fenomenales, no esperaba esto”. Reconoció que había estado “preocupado” durante los últimos meses, pero que tras verla estaba “tranquilo” porque “vamos a estar mejor”.
La misma opinión tenía Cesárea Gil, que esperaba que las habitaciones fuesen más pequeñas porque desde fuera le parecía eso. Reconoció en cambio que ahora “vamos a estar más a gusto aquí”. Añadió al respecto que “de haberlo sabido, ya habríamos venido”.
Miguel Sancho, otro de los jubilados que se trasladará desde la residencia de Cruz Roja, aseguró que “está mejor que donde estamos”, con “más orden” y mejor distribución de espacios. Incluso Cayo Marco Brinquis, que fue uno de los que más preocupados estaba antes, admitió tras ver las dependencias que “no me esperaba esto”.

F.J.M. / Teruel

Los comentarios están cerrados.