Categorías

CCOO considera “injustificado” el cierre de la delegación de la ONCE

La dirección en la capital alega que el motivo es la crisis económicaEl sindicato Comisiones Obreras (CCOO) señaló ayer que considera “injusti­ficado” el cierre de la dele­gación de la ONCE en la ca­pital, abierta desde el año 1949, y destaca que esto su­pone un grave retroceso la­boral para la atención a los afiliados y para los 36 traba­jadores. Por su parte, la di­rección de la organización explicó que el cierre se debe a la crisis económica que ha provocado la caída de la venta de cupones y que el cierre es una manera de re­cortar gastos sin tener que suprimir servicios ni plazas de trabajadores.

El director de la Agencia de la ONCE en Teruel, Ri­cardo Espiérrez, aseguró que es una decisión que “todos lamentamos” pero aseguró que “los servicios a los afi­liados que había hasta ahora se van a seguir prestando”, como la atención a los niños en edad escolar, o el técnico de rehabilitación.

Espiérrez aseguró tam­bién que muchas de las tra­mitaciones que tienen que hacer los trabajadores po­drán hacerlas vía internet, a través de un portal del em­pleado. “Se pondrán todos los medios para que si un vendedor necesita algo lo tenga”.

Los servicios y la situa­ción laboral de los afiliados son las dos cuestiones que más preocupan a los repre­sentantes sindicales, además de que el cierre supone “la pérdida de un referente” en la capital de provincia, ex­plicó Mari Luz Benedicto, secretaria general de CCOO en Teruel, porque se siguen “criterios económicos pero no sociales ni territoriales”.

Por su parte, el represen­tante de la sección sindical de Aragón de CCOO en ON-

CE, Ángel Barrado, explicó que la decisión supondrá un perjuicio para los 35 trabaja­dores, en cuestiones como “la devolución de los pro­ductos o la tramitación de las bajas” porque habrá que tras­ladarse a Zaragoza para realizar muchas de esas gestio­nes.

Además, Barrado destacó que para los 150 afiliados de la provincia perder el refe­rente de la sedé de la capital será negativo, y aseguró que la de Teruel es la cuarta dele­gación de capital de provin­cia en cerrar, después de Za­mora, Soria y Ávila, pero “no sabemos si van a cerrar más en el futuro”.

Los representantes sindi­cales tienen previsto reunirse con responsables del Ayunta­miento de Teruel y de la Diputación Provincial y no des­cartan tomar medidas y em­prender movilizaciones en el futuro para oponerse al cierre.

Estrategia estatal

El secretario general de la sección sindical estatal de la ONCE, Santiago Mallo, ex­plicó ayer que el cierre de la delegación de Teruel se en­marca en una política que la dirección de la organización comenzó hace dos años. “Llevamos 106 delegaciones cerradas y nuestra preocupa­ción es que se quedan pro­vincias enteras sin servicio a la gente. No sabemos hasta dónde va a llegar el cierre, si puede incluso suponer aca­bar con delegaciones regionales”.

Mallo insistió en que a través de las delegaciones se ofrecen una serie de servi­cios que aventuran que es posible que acaben teniendo que asumirlos las adminis­traciones locales o regiona­les, “que no cuentan con per­sonal preparado para hacer­lo” y que precisamente sub­vencionan a la organización para prestarlos, destacó.

El representante sindical explicó que están llevando a cabo una campaña a nivel nacional de movilizaciones por el cierre de delegaciones, la política de sueldos que, aseguran, hace que haya per­sonas que cobran apenas el salario mínimo interprofesio­nal o la supresión de kioscos en las calles, que asciende a 4.000, y que permitían desempeñar el trabajo a los vendedores en mejores con­diciones de seguridad y de refugio ante las inclemencias meteorológicas.

E. LEGRE/Teruel

Los comentarios están cerrados.