Categorías

“Que nadie tenga ninguna duda de que vamos a hacer los hospitales

LUISA MARÍA NOENO  CONSEJERA DE SALUD Y CONSUMO DEL GOBIERNO DE ARAGÓN

La consejera espera que la oferta de empleo cubra las vacantes de TeruelLuisa María Noeno lidia desde hace casi seis años con una de las carteras más sensibles de cualquier administración, la que gestiona el sistema sanitario, porque es un tema que toca profunda­mente el latir de los ciudada­nos. En el frente de su día a día, varios temas recurrentes que sirven también de arma en la batalla política como son las listas de espera, los problemas de personal y las reivindicaciones laborales.

Y en la provincia de Te­ruel, la promesa de dos nue­vos hospitales en la capital y en Alcañiz que anunció el propio Gobierno y que co­rren menos de lo que todo el mundo quisiera.

- El Departamento de Sa­lud ha apostado por las nuevas tecnologías en los servicios sanitarios. ¿Cuá­les son los principales pro­yectos puestos en marcha?

- Hay que destacar la puesta en funcionamiento del Salud Informa, las citas a través del 902 y con ello, la resolución de problemas que antes requerían ir a los centros sa­nitarios. Nosotros intenta­mos a través de las nuevas tecnologías resolverlos, para comodidad fundamental­mente de los ciudadanos.

Además, se está trabajan­do muy bien de forma pione­ra informatizando la historia clínica del servicio de urgencias. Hay más de 10.000 re­gistros que llevan su historia clínica, a lo que se sumará la historia que tengan en aten­ción primaria o la historia que puedan tener en los ser­vicios de especialidades del propio hospital.

- ¿Qué retos son los si­guientes retos en esta ma­teria?

- El paso siguiente será que en la red, además de da­tos, resultados de análisis y otros informes, puedan estar disponibles todas las imáge­nes: pruebas de radiodiagnóstico fundamentalmente, radiografías convencionales, las pruebas que se hacen del TAC, la mamografía, ecografía o de resonancia mag­nética. Todo esto tiene que estar en la red.

- Otra de las novedades es la libre elección de espe­cialista. ¿En qué se traduce esto de manera práctica para los pacientes?

- El verano pasado se co­menzó a trabajar con la libre elección de especialista en Teruel. Eso significa que los turolenses pueden elegir a qué especialista les interesa más ir, no sólo de la capital sino que un poco más adelante se podrá elegir cual­quier especialista de todo el sistema público para como­didad del ciudadano.

No hay que ir al hospital más que para ir a los temas que requieren hospitaliza­ción. Tendríamos que luchar por un modelo donde lo am­bulatorio no esté en el hospi­tal. En el proyecto del nuevo hospital, los circuitos de hospitalización están separados de lo que son consultas y pruebas diagnósticas. En breve, cuando ya esté revisado el proyecto podrán ver to­dos los turolenses que tienen muy definida la zona de resi­dencia de la ambulatoria.

- El Gobierno de Aragón anunció que construiría dos hospitales en Teruel y Alcañiz pero la tramitación ya acumula retrasos, criti­cados por los partidos de la oposición ¿cuándo podrán ver los turolenses las obras?

- Los plazos son compli­cados pero a mí me gusta darlos porque aunque luego haya deslizamiento sobre esos tiempos obligan a la or­ganización a ahorrar el tiempo lo más posible.

El proyecto del hospital de Teruel está confecciona­do, lo ganó por concurso un estudio de arquitectos, y han hecho un buen proyecto que estamos revisando para saber si realmente lo queremos así, que se ha interpretado bien lo que queríamos antes de dar el visto bueno y una vez que se haga, lo primero que haremos será presentarlo a todas las personas que en Te­ruel trabajaron para definir ese hospital.

- Pero para la realiza­ción de estos proyectos tie­nen que hablar más admi­nistraciones. ¿Qué gestiones se están haciendo?

Los centros de Teruel, en red

- ¿Las mejoras llegan también a los consultorios de la provincia?

- Prácticamente al cien por cien de los consultorios de Aragón llega el ADSL. El Ayuntamiento ha contra­tado la conexión y el médi­co pone el portátil y le fun­ciona. En Walqa hay un gru­po de personas que atienden al usuario, a los profesiona­les, en todas las cuestiones informáticas. Y ahora mu­chos médicos de la provin­cia están metiendo la histo­ria en el ordenador. Hemos avanzado mucho pero si hay un consultorio que no reúne las condiciones in­tentamos hablar con el Ayuntamiento, porque aun­que sea una responsabili­dad municipal tenemos que colaborar. En ello, hay que reconocer que los alcaldes se han implicado. El pro­blema está en los pueblos donde no ha llegado la co­nexión, donde hay que buscar otras soluciones técnicas. Hemos invertido once millones de euros pa­ra poner en marcha esta red, y la fase siguiente es conectar centro con centro, para que por ejemplo el car­diólogo pueda ver la histo­ria clínica del paciente, los medicamentos que está to­mando, las últimas analíti­cas que le han hecho. Toda­vía no se ha conectado por­que está blindándose el ma­nejo de datos para mantener su privacidad. Somos la única comunidad que está conectada toda, a pesar de la orografía, y eso que hay otras que tuvieron antes las transferencias.

- A la vez que hacemos esa tarea trabajamos con el Ayuntamiento, que ya inclu­yó tanto el tema del nuevo hospital como el de los acce­sos en su Plan General y pa­ra darle definitivamente el visto bueno el Consistorio está esperando a algunos in­formes que son vinculantes. Mientras tanto tenemos que seguir trabajando en coordinación con departamentos del Gobierno de Aragón, co­mo por ejemplo el de Medio Ambiente porque, los terre­nos eran de ese departamen­to y ahora van a pasar a ser de Salud.

Hay que resolver proble­mas internos pero todo esto se trabaja a la vez para inten­tar que en unos meses el proyecto se vea. Cuando se vea dibujado, la planta, las habi­taciones, cuántos quirófanos tendrá, por dónde se entrará y saldrá, ya será un momen­to importante.

- Hay voces que ponen en duda que los proyectos salgan adelante. ¿Qué con­testación les puede dar?

- Reivindico que estos son unos proyectos y un compromiso del Gobierno de Aragón. Porque no nacie­ron de ninguna petición de nadie. El Gobierno dijo que en Teruel el hospital tiene bastantes años, se remodeló hace unos cuantos y puede dar servicio unos cuantos años más pero sería bueno ponerse a trabajar en un nue­vo proyecto. Y lo mismo en la ciudad de Alcañiz.

Hay dos nuevos proyec­tos pero los hospitales que están funcionando lo están haciendo bien. Emplearemos medios y haremos los cam­bios necesarios que luego seguro que se pueden utili­zar en los nuevos hospitales, de manera que nadie se pien­se que porque hay dos pro­yectos nosotros vamos a de­jar de prestar atención a los que funcionan ahora.

Porque muchas de las cuestiones en las que invirta­mos en los actuales pueden servir para los nuevos. No nos acordamos de las camas del hospital, las cambiamos todas por nuevas y lo mismo pueden servir si están en buen estado.

- Los dos nuevos hospi­tales que sustituirán a los actuales requerirán una gran inversión. ¿Cómo se va a afrontar la financia­ción?

- No va a ser modelo Ma­drid. Que no lo pongo en cuestión este modelo pero los hospitales no van a ha­cerse a través de una concesión hacia empresas.

Sabemos los costes que tienen, que toca en los próxi­mos años hacer un esfuerzo presupuestario desde el Go­bierno para financiar estos hospitales y el esfuerzo se hará siempre dentro del seno del Gobierno de Aragón y del Departamento.

- ¿Y está previsto que participen otras adminis­traciones?

- Será difícil que alguien quiera sumarse. Lo normal y lo que corresponde es que se financie desde el Gobierno de Aragón. Sería una buena noticia que participaran otras administraciones, so­bre todo para el consejero de Economía.

La última cifra estimada de coste de cada hospital es en torno a 75 millones de eu­ros cada centro, un poquito más bajo en el caso de Alca­ñiz. Pero en el volumen de la inversión es lo mismo y aparte el equipamiento. Co­mo seguimos invirtiendo en los hospitales actuales lleva­remos al nuevo hospital to­dos los elementos que estén en uso y se podrán incorpo­rar, porque se siguen invir­tiendo en las cuestiones que son necesarias.

- Además de la cons­trucción de los edificios es­tá el proyecto de los acce­sos. Se ha criticado que ha­bía un convenio con Fo­mento para que lo hiciera y nunca se firmó. ¿Cómo tienen pensado abordarlo?

- Está todo pensado. No se puede pensar en un hospi­tal sin accesos, ni accesos sin hospital. Es decir, la tramitación de ambos proyec­tos discurre de forma parale­la. Hemos pensado en todas las posibilidades y es un te­ma que se está hablando en el seno del Gobierno de Ara­gón, en la parte que corres­ponde a Fomento del Gobierno de España y Ayunta­miento. Estamos en la fase de coordinar.

Y aún siendo conscientes del alto coste que tienen es­tas inversiones, no tengan ninguna duda de que si he­mos dicho que vamos a lle­var adelante los hospita­les lo hare­mos. Tene­mos un pro­yecto y he­mos compro­metido las primeras in­versiones, todo va a seguir, que no haya dudas de que se va a hacer.

- Los sindicatos y usua­rios dicen que no hay sufi­cientes plazas de especia­listas y que de las que exis­ten, hay varias sin cubrir, porque los facultativos no quieren venir. ¿Es cierto?

- No creo que venir a Te­ruel sea un inconveniente para los médicos que buscan trabajo. En España no hay mucha disponibilidad de profesionales de algunas es­pecialidades porque ellos eligen, de manera que casi siempre eligen hospitales más grandes o ubicaciones más céntricas. Pero eso pasa en Aragón y en todas las Co­munidades Autónomas.

Dicho esto, de 140 médi­cos que hay en la plantilla del Polanco, en este momen­to hay nueve puestos vacan­tes pero forman parte de la OPE (Oferta Pública de Em­pleo) que está a punto de re­solverse de manera que cree­mos que algunos médicos van a sacar esta plaza.

Si no se cubriera con la OPE, tendremos que barajar otras medidas pero lo mismo que pasa si no cubrimos las plazas en de otros lugares de Aragón y de otras Comuni­dades.

Esto es una dificultad del mercado. Es la única profe­sión en España hoy que no hay paro. Hay que decir que profesionales que vienen a Teruel se quedan a vi­vir aquí hasta ahora, cosa que no ocurre con los de Alca­ñiz o Calatayud, que van y vie­nen en su mayor parte.

- Dentro de la gestión del Departamento se ha criticado el aumento de personas en las listas de es­pera y que no proporciona la información.

- Yo como consejera es­toy muy orgullosa de la transparencia del Departa­mento en este sentido, por­que los datos que publica­mos son los datos reales y se puede hacer un recorrido por las Comunidades y ver cuá­les, se han atrevido a dar ese paso de poner a la exposi­ción pública los datos. Noso­tros creemos que dar los da­tos contribuye a mejorar los datos.

En lista de espera quirúrgi­ca, en Te­ruel no hay lista de más de seis me­ses. A to­dos los pacientes de más de seis me­ses se les ha ofertado si no se pueden operar en Teruel ope­rarse en otro sitio.

En lista de espera tene­mos procesos en los que el paciente tiene que ser opera­do pero no son procesos ur­gentes. De manera que el paciente dice que prefiere espe­rar un poquito más y que le operen en Teruel. -¿Y las consultas?

- El Decreto de garantías que ahora estamos impulsan­do con la libre elección de­termina que tenemos que dar respuesta en sesenta días a las primeras consultas, a las que es preciso establecer la consulta y el contacto con el especialista porque el mé­dico de prima­ria no sabe lo que le ocurre al paciente. Lo que no me­temos en ga­rantía son fas consultas que son de revisio­nes periódicas, por ejemplo, la ginecología porque a todas las mujeres y sobre todo a determinada edad se les re­comienda que se hagan revi­siones, aconseja el sistema que se haga cada año pero no es necesario que sea exactamente en ese tiempo.

La dificultad que tenemos es que ahora ambos circuitos están sumados, de manera que de las personas que tenemos esperando, unas son pa­ra primer diagnóstico y otras son para revisión. Y nosotros desde el punto de vista orga­nizativo tenemos que distin­guir lo que es primer diag­nóstico de lo que es revisión, y la garantía actúa sobre la primera consulta. Ahora se está haciendo ese trabajo téc­nico.

- ¿Y respecto a las prue­bas diagnósticas?

- Estaría en 30 días. En Teruel, lo único que se pasa un poco en 40-42 es la reso­nancia, no es una espera disparada. La resonancia que es urgente la hacen.

Una espera de 30-40 días en un sistema público con una accesibilidad tan alta, no creo que sea un mal resulta­do, sobre todo teniendo la re­sonancia en el propio hospi­tal.

ELISA ALEGRE / Teruel

Los comentarios están cerrados.