Categorías

Una tarjeta magnética recargable sustituirá al bonobús en Teruel

El nuevo sistema, más moderno y cómodo, funcionará a partir del día 22El servicio de autobús urbano de la capital turolense incorporará a partir del próximo 22 de febrero un nuevo sistema de tarjetas magnéticas recargables que sustituirán a los actuales bonos de cartón. Desde esa fecha y durante un mes convivirán los dos medios de pagos, y una vez transcurrido ese plazo de transición, el bonobús desaparecerá. Los usuarios no perderán los viajes que no hayan gastado, ya que su importe se recargará al adquirir la nueva tarjeta en las oficinas de Caja Rural de Teruel.
El sistema fue presentado ayer por el alcalde de Teruel, Miguel Ferrer (PAR), quien indicó que la tarjeta monedero “es más cómoda para los usuarios, más moderna y ya se utiliza en otras ciudades”. Además, destacó el “esfuerzo importante” realizado por la empresa concesionaria -Autobuses Jiménez- y Caja Rural para supuesta en marcha, con un coste de unos 35.000 euros.
Para obtener la tarjeta, que no tendrá fecha de caducidad, los usuarios deberán depositar una fianza de 3 euros que les será devuelta si dejan de necesitarla. Podrá recargarse con un mínimo de 5 euros o cualquier cantidad que sea múltiplo de esa cifra.
Se han establecido tres tipos de tarjetas en función de las tarifas del servicio: normal (color rojo), estudiante (crema) y jubilado (azul).
Para tramitar las dos últimas, será necesario presentar en la Caja Rural la documentación que acredite a los usuarios como beneficiarios de los precios reducidos: carné de estudiante o certificado del centro en que se encuentren matriculados en el caso de los estudiantes, y documento que demuestre la condición de pensionista para los jubilados. En ambos casos se exigirá también un certificado de empadronamiento.
Carmen Alonso (PAR), concejala de Transportes, explicó que en cada viaje se irá descontando el importe correspondiente y el usuario conocerá en todo momento su saldo.
Para ello, los autobuses irán equipados con una máquina para la lectura de las tarjetas, que mediante un sistema GPRS enviará a la central de Autobuses Jiménez los datos de utilización del servicio. “Podremos disponer de más datos sobre usuarios y demanda de horarios y rutas, que se valorarán a la hora de plantear mejoras del servicio”, apuntó Ferrer.
Juan Francisco Jiménez, director gerente de la empresa concesionaria, consideró “un gran avance” la implantación del nuevo sistema, en primer lugar “por seguridad del usuario, ya que el bonobús de cartón puede deteriorarse y en el caso de la tarjeta es prácticamente imposible”. Además, cuando se modifiquen las tarifas no habrá que cambiar la tarjeta, que automáticamente irá descontando del saldo el nuevo precio.
Por otro lado, las nuevas máquinas permitirán al conductor comunicarse con la Policía Local para avisar, por ejemplo, de un posible atraco u otras incidencias mediante el GPRS a través de un sistema de códigos transmitidos por voz.
También se han cambiado las máquinas expendedoras de billetes para introducir los datos de venta al sistema estadístico de utilización del servicio.
Jiménez apuntó que con toda la información recabada, se conocerá “cuáles son las rutas y paradas más usadas o en qué momento se debe poner otro autobús”.
En el futuro, se implantará un sistema de información en tiempo real del paso del autobús en cada parada.

EVA RON / Teruel

Los comentarios están cerrados.