Categorías

Ferrer acepta un debate amplio sobre el PGOU en aras del consenso

Las reuniones sectoriales con colectivos comenzarán la próxima semanaEl alcalde de Teruel, Miguel Ferrer (PAR), aceptó ayer un debate amplio sobre el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), sin temas ni plazos cerrados aunque basado en el texto aprobado inicialmente por el Ayuntamiento, para tratar de conseguir un documento de consenso con la colaboración de colegios profesionales, organizaciones empresariales y vecinos.
Tras un encuentro celebrado en el Ayuntamiento, estos colectivos se mostraron ayer dispuestos a colaborar en las reuniones sectoriales que comenzarán la próxima semana para intentar mejorar el PGOU, que ha tenido una importante contestación social, plasmada en las 748 alegaciones presentadas durante el periodo de información pública.
La primera reunión se celebrará el lunes y versará sobre el suelo urbanizable y el urbano no consolidado, incluyendo la edificación irregular. El miércoles habrá un nuevo encuentro, en este caso dedicado al suelo urbano y a los cambios que se plantean en las ordenanzas de edificación, como la reducción de alturas en varios barrios de la ciudad.

Cambios
En la reunión general celebrada ayer, el Colegio de Arquitectos presentó un “guión” con asuntos agrupados en ocho capítulos que, según estos profesionales, deberían modificarse. Su planteamiento fue respaldado por el resto de los colectivos, que condicionaron su participación en las reuniones sectoriales a que el equipo de gobierno “acepte cambiar cualquier cosa que sea necesario, sin importar la profundidad de las modificaciones”, según explicó José Antonio Virto, presidente del Colegio de Arquitectos.
Ferrer se mostró “dispuesto a revisar las cuestiones generales que plantean las alegaciones, pero partiendo del documento que está aprobado”. Como ejemplo, citó el estudio de la edificabilidad prevista en algunos sectores de suelo urbanizable, que se considera escasa, o el tratamiento de la edificación ilegal, si bien en este caso puntualizó que la propuesta de regularización recogida en el plan “es lo que permite la ley y busca soluciones razonables”.
El alcalde reconoció que los encuentros sectoriales “retrasarán el proceso” de revisión del PGOU, pero aseguró que no le preocupa “si eso facilita el consenso”. Aunque no se han marcado plazos, abogó por un “debate operativo, que no se eternice” y consideró que si todo marcha de forma ágil, en aproximadamente mes y medio podrían zanjarse las reuniones con colectivos.
José Antonio Virto opinó que el PGOU “tiene que cambiar sustancialmente, no por cuestión de gustos, sino porque hay cosas que se alejan en sus resultados incluso de lo que pretendía el equipo de gobierno y que más que impulsar la ciudad, pueden incluso frenarla”.
A su juicio, el proceso de reuniones que se abrirá ahora debe hacerse “con diligencia”, de forma que antes de las elecciones de 2011 el plan pueda quedar aprobado inicialmente o incluso provisionalmente.
Isidoro Esteban, presidente de la Federación de Vecinos San Fernando, valoró positivamente las propuestas del Colegio de Arquitectos, que en buena medida coinciden con la alegación de la entidad vecinal y “servirá de base para un debate más detallado” que permita mejorar el Plan de Urbanismo.

EVA RON / Teruel

Los comentarios están cerrados.