Categorías

CHA tilda de “privatización” el traspaso de la recogida de basuras

El alcalde niega que lo sea y asegura que se “optimizarán recursos”

El grupo municipal de CHA en el Ayuntamiento de Teruel se mostró ayer contrario a la transferencia de la Recogida de los Residuos Sólidos Urbanos de la Ciudad de Teruel al Consorcio número 8, cuya propuesta va hoy al pleno, porque en su opinión supone una “privatización encubierta”. En rueda de prensa, el concejal José Navarro explicó que después de estudiar la propuesta de condiciones técnicas y los informes técnicos han llegado a una serie de conclusiones por las cuales se muestran contrarios a esta propuesta. “Los informes técnicos dicen que no está garantizado que así sea más barato, ni que suponga un mejor servicio”, afirmó.
El portavoz de CHA, Paco Martín, apuntó que con la aprobación de la propuesta hoy en el pleno “finaliza una campaña de despropósitos” y aseguró que “nos negamos a entrar en este juego”.
“El servicio de recogida de basuras funciona bien y se va a traspasar sin motivo alguno”, dijo. Agregó además que la tramitación “se está llevando de una forma extraña”, porque “las razones para el traspaso no son conocidas” y se está corriendo “un riesgo innecesario” cuando además en la anterior legislatura hubo una fuerte inversión en el servicio de recogida.
Martín argumentó que el traspaso al consorcio no supondrá ningún ahorro porque aunque el coste del servicio actual está valorado en 988.000 euros y según el anteproyecto el nuevo sistema está valorado en 960.000 euros, incluyendo el gasto de la gestión que hace el Consorcio, “aquí hay una trampa porque el Ayuntamiento se queda el personal que supondrá 650.000 euros”.
“Aunque el alcalde hizo la promesa de que nadie se iba a la calle y se quedarán en la plantilla municipal, se van a amortizar ocho plazas”, añadió, lo que supone “una merma de empleo público en un momento en el que el trabajo está en precario”.
Por otra parte, el portavoz de CHA apuntó que la trasferencia del servicio al Consorcio también va a suponer que “el Ayuntamiento va a perder el control de la actividad” y puso como ejemplo las quejas que hay por la recogida selectiva.
El alcalde, Miguel Ferrer (PAR), negó que el traspaso al Consorcio fuera privatización. “El Consorcio se ocupa de la recogida de toda clase de basura, faltaría los residuos sólidos urbanos y es un contrasentido que no se encargue de todo”, lo que, según indicó, supondrá una “optimización de recursos”.
Sobre las críticas a las recogida de plásticos y cartones apuntó que “se está mirando”, porque “faltan contenedores”, reconoció y apuntó que el Consorcio está estudiando poner más puntos de recogida e incrementar la frecuencia en Teruel.
Ferrer se mostró convencido de que habrá un ahorro para las arcas municipales con la trasferencia del servicio y recordó que habrá una renovación de los contenedores y los vehículos de recogida.
El alcalde reiteró su promesa de que los 18 trabajadores mantendrán sus puestos de trabajo, ya que podrán pasar al Consorcio o incorporarse a otras labores municipales de limpieza o brigadas. Sobre las amortizaciones indicó que son plazas que no están cubiertas.
Rechazó que vaya a haber una pérdida de control del servicio por parte del Ayuntamiento porque la propuesta de condiciones técnicas es “bastante exigente”.

P. F. / Teruel

Los comentarios están cerrados.