Categorías

El botellón se prohibirá a menores o cuando cree molestias o daños

El Consejo de Participación Ciudadana descarta habilitar ‘botellódromos’

La Ordenanza de Convivencia de la capital turolense prohibirá con carácter general a menores el consumo de bebidas alcohólicas en la vía pública, conocido como botellón. En el caso de los mayores de 18 años, sólo quedará prohibido cuando genere molestias, suciedad o daños en la vía pública.
Esta regulación fue consensuada ayer por el Consejo de Participación Ciudadana, que descartó la creación de botellódromos o recintos al aire libre donde se permite el consumo de alcohol, tras consultar a servicios municipales y colectivos vinculados a la prevención del alcoholismo y otras drogodependencias.
El consejo, formado por representantes municipales y de distintas asociaciones y entidades, mantuvo una reunión monográfica para estudiar el borrador del título VII de la futura Ordenanza de Convivencia, relativo al consumo de alcohol en la vía pública.
La concejala de Participación Ciudadana, Carmen Alonso (PAR), explicó que el texto consensuado “prohíbe el consumo de alcohol o drogas a menores de edad y para los mayores, el consumo en grupos siempre que conlleve molestias como dificultar la circulación, perturbar la tranquilidad o el derecho al descanso de los vecinos, causar desperfectos o realizar conductas inmorales”.
El texto recoge un régimen de excepciones para reuniones autorizadas por el Ayuntamiento, con motivo de fiestas locales u otras circunstancias, así como para locales de hostelería que tengan terrazas o veladores.
Alonso señaló que la ordenanza incluirá un catálogo de infracciones y las correspondientes sanciones en función de su gravedad, pero su cuantía aún no se ha definido porque se incluirá en la parte final de la norma y todavía no se ha planteado en el Consejo de Participación Ciudadana.
La edil recordó que, cuando se empezó a debatir la ordenanza, había tres opciones sobre el consumo de alcohol en la vía pública: prohibir el botellón con carácter general, regularlo en distintos supuestos o crear uno o varios botellódromos.
Finalmente se ha optado por la fórmula intermedia acordada ayer, similar al modelo que aplica el Ayuntamiento de Huesca.

EVA RON / Teruel

Los comentarios están cerrados.