Categorías

Los bares piden un trato igual al de las peñas

El presidente de la Aso­ciación Provincial de Em­presarios Turísticos, Fer­nando Cánovas, señaló que el principal argumen­to de la alegación presen­tada por esta entidad a la modificación de la orde­nanza de barras de la Va­quilla es el trato discrimi­natorio que el consistorio da a los bares en relación con las peñas. “Todos po­nemos la música al mismo volumen y no entendemos que a los hosteleros, que tenemos licencia para nuestros establecimientos, se nos pongan unas limi­taciones que no se aplican a las barras de las peñas, que al fin y al cabo tam­bién montan empresa­rios”, dijo.

Los hosteleros han rea­lizado mediciones que, se­gún afirman, prueban que el límite de la emisión so­nora de 90 decibelios que fija la ordenanza “se supe­ra con una conversación normal en un bar”.

Su escrito también in­cide en que instalar limi­tadores de sonido para tan pocos días “es económi­camente inviable”, porque estos aparatos resultan muy caros.

Cánovas señaló que si la modificación de la or­denanza se aprueba defi­nitivamente tal como está, “no habrá barras de bar en la calle la próxima Vaquilla”, lo que a su juicio “saturará” las peñas y creará problemas en la ciudad.

El presidente de los hosteleros lamentó que el consistorio no aceptara la propuesta de este colecti­vo, que ofreció poner mú­sica sólo las noches del viernes y del sábado, cuando acude más gente a las fiestas, y limitarla o incluso apagarla el domingo y el lunes para favorecer el descanso de los veci­nos.

Heraldo de Aragón

Los comentarios están cerrados.