Categorías

Centro Municipal de Arte y Cultura Joven

Disfrutamos del primer día de vacaciones escolares y nos volvemos a plantear qué hacen los jóvenes en Teruel. No debería ser esta pregunta exclusiva de época vacacional, sino que la debemos hacer los 365 días del año. ¿Qué hacen los jóvenes en su tiempo de ocio? ¿dónde pueden reunirse? y, lo más importante, ¿dónde pueden expresar sus aficiones, facultades artístico-culturales, asociarse y desarrollar actividades que no sea el bar o el botellón?.
Creer que hoy los jóvenes de Teruel sólo les mueve las reuniones nocturnas junto a un botellón en la calle o en cocheras mal acondicionadas es, sin duda, prejuzgar a la juventud y peor aún, culparles a ellos de lo que los adultos y políticos son incapaces de ofrecerles. Los jóvenes de hoy quizás no estén muy interesados en la política, y no asuman responsabilidades sociales, y que no les preocupe los mismos problemas que preocupan a los adultos; pero no significa que sean “pasotas”, que nada sepan ni quieran , que sólo les preocupe la juerga y que no tengan inquietudes sociales, solidarias, artísticas, culturales, deportivas, creativas, etc…
A los jóvenes les sobra inquietud y creatividad. Solo les falta el que alguien les eche una mano para poder desarrollarlas y expresarlas en buenas condiciones. Hay jóvenes que hacen deporte, teatro, música; que pintan, fotografían, dirigen, escriben, esculpen, recitan, se solidarizan, ayudan, colaboran; hay muchos jóvenes que sólo quieren reunirse con sus amigos, hacer cosas y poder enseñarlas. Sólo necesitan que alguien confíe en ellos y conozcan sus capacidades.
El Ayuntamiento, junto a otras instituciones, tiene la obligación de atender sus demandas y ofrecerles los espacios y tiempos necesarios. Durante años hemos debatido en el Ayuntamiento sobre esta necesidad. Durante años hemos hablado de espacios y locales para desarrollar actividades juveniles. En programas electorales, prensa y reuniones específicas con jóvenes y grupos culturales, hemos hablado del “Centro Municipal de Artes” que diera respuesta a sus demandas y necesidades. Se pidió el Asilo de San José, antes, durante y después de que numerosas trabas y desinterés político dejaran el Asilo en ruinas; se valoró la rehabilitación del Hogar Comandante Aguado antes de que se cediera para Museo de Etnografía; se habló de utilizar San Nicolás de Barí sin obtener respuesta; se pidió un gran edificio en el solar de Cofiero antes de cederlo a una Entidad Bancaria para su centro cultural; se solicitó la cesión del Banco de España antes de que se acondicionara para oficinas administrativas; se pidió la Casa del Judío para espacio joven antes de que el Ayuntamiento rechazara su compra a un precio asequible. Y así, en la dialéctica “propuesta-rechazo” llevamos año tras año sin resultado alguno.
Nos quedan dos cartuchos por quemar antes de perder toda la esperanza: El Nuevo Centro de la Plaza Domingo Gascón, a punto de terminarse pero sin definir claramente cuál será su uso y función; y buena parte del Asilo de San José, pendiente todavía de rehabilitarse para Conservatorio, Centro Social y Centro Cultural. Dos espacios perfectos y complementarios para albergar actividades culturales y juveniles que se necesitan y demandan.
Desde Chunta Aragonesista seguiremos insistiendo, mientras podamos, en la necesidad de crear ya ese espacio juvenil, sin perder la esperanza de que un dia cercano estas ideas las podamos hacer realidad.

JOSÉ NAVARRO *

*Concejal de CHA en el Ayuntamiento de Teruel

Los comentarios están cerrados.