Categorías

Trabajo y Violencia sobre la Mujer se trasladan al Banco de España

Comienza la ocupación del edificio, que tendrá un uso compartido

La Dependencia de Trabajo y Asuntos Sociales de la Subdelegación del Gobierno en Teruel, así como la Unidad de Violencia sobre la Mujer, se han trasladado ya al edificio de la antigua sede del Banco de España tras su rehabilitación, en virtud del convenio que suscribieron en abril de 2007 las Administraciones central, autonómica y local para que el inmueble tuviera un uso compartido.
La próxima transferencia de este edificio a la Comunidad Autónoma no parece que vaya a interferir en lo acordado hace tres años, a pesar del debate abierto en la ciudad desde hace varios meses sobre los nuevos usos a los que se piensa destinar el mismo al cambiar de Administración su titularidad.
De momento, el Gobierno central, actual propietario, ha empezado a trasladar ya algunas dependencias. En concreto, desde ayer funcionan en la tercera planta del edificio la Dependencia de Trabajo y Asuntos Sociales y la Unidad de Violencia sobre la Mujer, que hasta ahora tenían sus oficinas en la Subdelegación.
Las dependencias de Trabajo cuentan con diez funcionarios, mientras que la Unidad de Violencia tiene asignada una persona. Ambas han sido trasladadas a la tercera planta del edificio del Banco de España. Para acceder a las mismas hay que hacerlo por la puerta de la calle San Juan en horario de 9 a 14 horas.
Tras conocerse en septiembre del año pasado que el edificio del Banco de España iba a pasar a titularidad del Gobierno de Aragón, dentro del paquete de transferencias acordado como compensación por las mermas tributarias o “deuda histórica”, se empezó a especular sobre los nuevos usos que se darían al edificio.
Desde entonces el Gobierno de Aragón, a través de Vicepresidencia, siempre ha dicho que habría que esperar primero a que el edificio fuese transferido antes de hablar de sus posibles usos.
Aunque hay un acuerdo político para transferir el edificio junto con otros de Zaragoza y Huesca, de momento todavía no se han aprobado los decretos de traspaso. Un trámite administrativo necesario y que, al parecer, podría tardar todavía un tiempo, hasta el punto de que es posible que no se cerrase ni siquiera este año.
Ante esta situación, la Administración central ha decidido dar el paso y ocupar las instalaciones con los fines que estaba previsto en un principio, destinando sus dependencias a un uso compartido entre el Gobierno central, el Ejecutivo aragonés, el Ayuntamiento de Teruel, DPT y la Comarca Comunidad de Teruel.
Los usos previstos en el convenio que hay suscrito establecen que la planta noble, en el antiguo patio de operaciones bancarias, se destinará a usos ciudadanos como gran salón, y la planta baja a exposiciones, mientras que el resto se destinará a servicios administrativos.

F.J.M. / Teruel

Los comentarios están cerrados.