Categorías

Ferrer anuncia “medidas drásticas” de recorte en el Ayuntamiento

Ninguna obra se parará, tras aplazarse a 2011 la prohibición de préstamos

El alcalde de Teruel, Miguel Ferrer (PAR), reconoció ayer que el consistorio tendrá que adoptar “medidas drásticas” de recorte para aplicar el real decreto-ley aprobado por el Gobierno central para reducir el déficit público, que afectarán tanto a salarios del personal como a otro tipo de gastos corrientes e incluso inversiones previstas que podrían no llegar a acometerse. Ferrer matizó, no obstante, que “no está en riesgo ninguna de las obras en marcha”, ya que “están todas financiadas”.
El responsable municipal realizó estas manifestaciones tras conocer la rectificación realizada por el Gobierno central sobre la prohibición de suscribir préstamos a largo plazo a las corporaciones locales, que en lugar de aplicarse de inmediato, se aplazará hasta el 1 de enero de 2011 y estará en vigor todo el próximo año.
Según publicó ayer Eco de Teruel, las medidas en estudio podrían afectar a las sociedades públicas La Senda del Valadín SA -ya creada con caducidad en 2010- y Reviter, de forma que sólo se mantendría Urban Teruel SA. También se barajaría la reorganización de la Gerencia de Urbanismo, que cerró el año 2008 con un déficit de más de 560.000 euros, y la reducción de las aportaciones municipales a algunas actividades para adelgazar el capítulo de transferencias corrientes.

Junta de Portavoces
En una rueda de prensa, Ferrer explicó que el decreto aprobado por el Ejecutivo obligará al Ayuntamiento a aplicar tres tipos de medidas. Por un lado, habrá que recortar los salarios de funcionarios y personal laboral municipal, en función de su nivel y de acuerdo con unas tablas que recoge la norma. Hoy mismo se celebrará una reunión de la Junta de Portavoces para conocer un primer informe elaborado por el técnico de Función Pública sobre la forma de aplicar estas rebajas, que afectarán tanto al salario base como a la antigüedad y a los complementos de destino y específico.
Además, será necesario reducir el gasto corriente en una cifra por cuantificar, pero que en el conjunto de las corporaciones locales de España alcanzará los 200 millones de euros. Ferrer señaló que, de calcularse en función de la población, a Teruel podría corresponderle una rebaja de 150.000 euros en este capítulo de aquí a fin de año. “Cuando sepamos la cantidad exacta, tomaremos las medidas, que serán drásticas”, reconoció.

Sin créditos en 2011
En cuanto a la prohibición de concertar préstamos a largo plazo para financiar inversiones, el alcalde consideró “lógico” que la medida se haya pospuesto hasta 2011, porque aplicarla ahora habría supuesto “replantear todo” el presupuesto.
Ferrer indicó que el Gobierno aún debe concretar los detalles de la prohibición de captar créditos el próximo año, porque condicionará la elaboración del presupuesto de 2011. Mientras no se concreten los detalles, opinó que “no conviene correr, ni tomar decisiones precipitadas”.
Si no se puede recurrir al endeudamiento, la capacidad inversora del consistorio se verá reducida. Tendrá que costear las obras por otras vías, como los remanentes generados por las bajas “de hasta el 25% o el 35%” que se están produciendo en las licitaciones de obras, o la venta de suelo municipal. Esta fórmula ya se ha empleado con los solares del Polígono Sur o del PERI de La Salle, aunque, según matizó el responsable municipal, el objetivo principal no era obtener ingresos, sino propiciar la construcción de viviendas de protección oficial. Estos fondos, además, no pueden destinarse a cualquier tipo de obra.
Sobre la deuda del consistorio -que ronda los 46 millones de euros-, Ferrer resaltó que en la actual legislatura no se ha incrementado en cifras absolutas, ya que “se han firmado préstamos por importe inferior a lo que amortizábamos cada año”. Sí se ha ampliado la ratio de endeudamiento, ya que se trata de un porcentaje entre la deuda viva y los ingresos corrientes liquidados, y estos se han visto notablemente reducidos por la crisis de la construcción.
En el presupuesto de este año se preveía contraer nuevos préstamos a largo plazo por importe de 2,8 millones, la misma cifra que se amortizará de créditos suscritos en ejercicios anteriores. Estos préstamos aún no se han hecho efectivos y por el momento no se ha concretado si se contratarán o no en su totalidad.

EVA RON / Teruel

Los comentarios están cerrados.