Categorías

La reforma de Joaquín Arnau se iniciará después de la Vaquilla

Antes se hará sólo la conexión provisional de redes

El grueso de las obras de renovación de redes y pavimento de las calles Joaquín Arnau y Amargura se iniciará después de la Vaquilla, con el objetivo de mantener esta vía abierta durante las fiestas por su papel clave en la accesibilidad del Centro Histórico en caso de emergencia.
Antes de las fiestas se realizarán únicamente trabajos previos de conexión provisional de redes de alumbrado, abastecimiento y saneamiento y otros servicios a las viviendas, que en principio no afectarán al tráfico rodado sino únicamente a aceras y zonas de estacionamiento. También se iniciarán las catas arqueológicas que planteó la Comisión Provincial de Patrimonio Cultural como condición para autorizar el proyecto.
Lucía Gómez (PSOE), teniente de alcalde y concejala de Infraestructuras del Ayuntamiento de Teruel, señaló que esta planificación se decidió en el consistorio a principios de semana y ya ha sido comentada con la empresa adjudicataria de las obras, Acciona Infraestructuras SA.
“No empezaremos a picar el pavimento hasta el miércoles posterior a la Vaquilla. Ahora, se han señalizado ya las redes para hacer las conexiones provisionales y también se empezarán las catas arqueológicas”, comentó.
El inicio de estos trabajos está pendiente de la aprobación del plan de seguridad y salud presentado por la empresa, que en su primera versión ha sido rechazado por el consistorio y tendrá que ser modificado.
Las obras, incluidas en el Fondo Estatal para el Empleo y la Sostenibilidad Local, fueron adjudicadas a Acciona Infraestructuras por 574.005 euros (IVA incluido), un 10% por debajo del presupuesto de licitación.
El proyecto consiste en la renovación de la red de saneamiento, muy antigua, que llevará aparejada la sustitución de las redes de abastecimiento y otras infraestructuras. Una vez completada esta fase, se procederá a la reposición del nuevo pavimento, que será de adoquín y losa de granito, semejante al empleado en otras calles principales del Centro Histórico recientemente reformadas.
Tras la remodelación de Joaquín Arnau y Amargura, el consistorio avanzará en la peatonalización del Centro, ya que el eje formado por la calle Nueva y estos dos viales será de tráfico restringido, sólo para residentes y servicios públicos.
Tanto la entrada como la salida al aparcamiento de San Juan se realizarán por la calle Miguel Vallés, que será de doble sentido. En Joaquín Arnau se instalará una pequeña rotonda para resolver los cambios de sentido.

E. R. / Teruel

Los comentarios están cerrados.