Categorías

El Gobierno saca adelante el decreto anticrisis por un sólo voto de ventaja

El Congreso convalida las medidas por 169 votos a favor y 168 en contra

El Gobierno consiguió ayer sacar adelante en el Pleno del Congreso el decreto ley con medidas de recorte para acelerar la reducción del déficit, pero lo hizo por un sólo voto de diferencia y gracias a la abstención de CiU, CC y UPN. En concreto, el texto contó con un total de 169 votos a favor, 168 votos en contra (de PP, PNV, ERC, IU, ICV, BNG, NaBai y UPyD) y 13 abstenciones (CiU, CC y UPN). Esta vez no hubo ausencias en el hemiciclo.
Además, el Congreso decidió que el decreto no se tramitase como proyecto de ley susceptible de ser modificado. Lo pidió PP y el grupo de ERC-IU-ICV y lo apoyaron el PNV, BNG, UPyD y Nafarroa Bai, pero fue rechazado por los 169 votos del PSOE y gracias también a la abstención de CiU, CC y UPN.
El Gobierno ha logrado así dar ‘luz verde’ a un paquete de medidas que incluye algunos recortes sociales, como la rebaja de los sueldos de los funcionarios o la congelación de las pensiones en 2011, salvo las mínimas y las no contributivas.
Con este decreto, el Ejecutivo pretende reducir el gasto público en 5.250 millones en 2010 y en 10.000 millones el próximo año, lo que supone 1,6 puntos del PIB y debería permitir acelerar así la senda de consolidación fiscal, como ha demandado Bruselas, con la vista puesta en volver a un déficit del 3% en 2013.
Las nuevas medidas incluyen también la eliminación de la prestación por nacimiento de 2.500 euros (‘cheque-bebé’) a partir de 2011, el recorte de los salarios de los miembros del Gobierno en un 15% y la eliminación del régimen transitorio para la jubilación parcial que se aprobó en 2007, lo que supone adelantar el acuerdo en el marco del Pacto de Toledo, que preveía su entrada en vigor para el 1 de enero de 2013.
Otras medidas irán encaminadas para reducir el gasto farmacéutico, empezando por reducir el precio de medicamentos no genéricos excluidos del sistema de precios de referencia, de manera escalonada, entre un 10 y un 15%, teniendo en cuenta el año de registro de los medicamentos.
La vicepresidenta segunda y ministra de Economía y Hacienda, Elena Salgado, afirmó durante su intervención en el Pleno que es “imprescindible y urgente” el esfuerzo extraordinario para reducir el déficit con mayor rapidez, a pesar de que se trate de medidas “dolorosas”, pero “inevitables” porque permitirán hacer frente a las vicisitudes de la crisis, a la demanda del compromiso a todos los países de la UE y a la exigencia de afianzar la recuperación de la economía española.

Rajoy: “España dijo no”
El presidente del PP, Mariano Rajoy, aseguró que en la votación quedó “muy claro” el rechazo de una “gran mayoría” de españoles, que consideran que “el principal problema” de la economía española en este momento es el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero. Asimismo, afirmó que a su entender los 1.500 millones que el Gobierno quiere ahorrar con la congelación de las pensiones se podrían recortar de otras partidas presupuestarias y recriminó que se congelen las pensiones porque los jubilados “no pueden hacer huelga”.
En declaraciones tras la votación, el líder de los populares afirmó: “Ha quedado claro lo que todo el mundo sabía y es que el señor Rodríguez Zapatero sólo ha tenido un apoyo, el del Grupo Socialista. Nadie más, y hay muchos grupos en esta Cámara, le ha dado un apoyo a una cosa en la que nadie cree”.
Para Rajoy, el recortes es “improvisado” e “injusto”, aunque sobre todo, consideró que es “ineficiente” desde el punto de vista económico porque “no sirve para crecer ni para crear empleo”. Además, señaló que el presidente del Gobierno ha querido “imponer el decreto, ya que “no se ha dirigido a nadie” para buscar acuerdos.
“Este decreto-ley simboliza el fracaso de toda su política y no sólo la económica, y desde luego, mi grupo parlamentario no va a contribuir con su voto a que su problema, el principal de la economía española, usted, siga ahí”, enfatizó Rajoy aún antes de que se realizara la votación.
Tras la ajustada votación de este jueves, el PP considero que el Debate del estado de la Nación que se prevé celebrar en julio y que incluye decenas de votaciones en una sola tarde puede ser para el presidente del Gobierno una especie de moción de censura.
En las últimas semanas, en las filas populares se lanzó el mensaje de que en la actual coyuntura económica era necesario un adelanto electoral para dar paso a la “alternativa”, una idea que expresaron públicamente numerosos dirigentes como Soraya Sáenz de Santamaría, esperanza Aguirre, Esteban González Pons o Pío García Escudero.

EP/ Madrid

Los comentarios están cerrados.