Categorías

El futuro es la sanidad conectada

Las tecnologías permitirán acceder a más servicios en provincias como Teruel

Que un diabético reciba en el móvil un mensaje con la información de sus niveles de azúcar, o que una cámara dermatoscópica permita que el especialista vea a un paciente, aunque estén separados por cientos de kilómetros ya es posible técnicamente. Lo difícil es que esos saltos tecnológicos entren en el engranaje de los sistemas sanitarios y ponerlos así al alcance de todos.
Para saber cómo, cuándo y hacia donde dirigir la aplicación de las nuevas tecnologías de la información y de la comunicación en el sistema público de salud, más de ochenta expertos del mundo sanitario y empresarial han debatido en el foro Aragón 4.0, impulsado por el Departamento de Salud y Consumo del Gobierno de Aragón y Telefónica.
Las conclusiones de las mesas de trabajo y la labor de análisis que arrancó el pasado mes de marzo se presentarán oficialmente el próximo 14 de junio, pero ya hay algunas cuestiones que se pueden avanzar.

Salud conectada
“La sanidad del futuro es una sanidad conectada. Debe ser ubicua y accesible, y esto se concreta en un mundo completamente conectado: laboratorios, farmacias atención primaria y atención especializada”. Así resume Federico Tartón, director autonómico de Telefónica en Aragón, el horizonte que ofrecen las TIC (Tecnologías de la Información y la Comunicación) en esta materia, y añade: “vamos a ver un cambio tremendo, avanzando en el autocuidado, en teleservicios, telemedicina o en telemonitorización de pacientes”.
Precisamente, las características de la provincia de Teruel – la dispersión geográfica, la despoblación y la disponibilidad limitada del número de profesionales sanitarios – hacen que este territorio encuentre en las nuevas tecnologías una herramienta fundamental para hacer llegar más servicios a los ciudadanos.
Una buena manera de entender las posibilidades que ofrecen las TIC son los programas piloto que ya se están desarrollando en otros puntos, como por ejemplo el uso de la cámara dermatoscópica en Atención Primaria, que permite compartir la información con Atención Especializada, que hace la valoración a distancia y de este modo se evitan visitas innecesarias, un treinta por ciento menos según las experiencias que se han desarrollado.
Otra posibilidad está en la valoración de las imágenes radiológicas de forma remota, porque las tecnologías de la comunicación podrían permitir en el futuro, que un especialista de un centro de referencia pueda valorar rápidamente la información tomada en un centro más pequeño que no cuenta con esta especialidad.
“Se abren cantidad de puertas a través de las nuevas tecnologías, y no sólo hablamos de redes de comunicación sino también de equipamientos”, subraya Tartón. Aún así, insiste en la dificultad que supone introducir un mínimo cambio en el sistema, y que necesita de una gran planificación.

Objetivos y retos
El objetivo del foro ha sido elaborar propuestas que puedan ser objeto de desarrollo en los próximos años y en el caso de Aragón, continuar con el trabajo desarrollado a través del Plan de Sistemas de Información y Telemedicina 2005/2011.
En este plan, el Departamento de Salud y Consumo del Gobierno de Aragón tiene previsto invertir 80 millones de euros. Algunos de los avances en los que ha trabajado son el establecimiento de la conectividad entre los centros sanitarios, informatización de historias clínicas, ha comenzado la implantación de la receta electrónica y la digitalización de imágenes, o los programas de telemedicina y el servicio de atención al ciudadano Salud Informa.
En este foro han tenido participado asociaciones de pacientes, municipios, mundo académico, sector público y también privado, y la colaboración entre ambos, una relación que plantean los organizadores como vía de mejora de la accesibilidad, la calidad, la seguridad, la eficacia y la eficiencia del sistema público de salud de la Comunidad Autónoma.

ELISA ALEGRE / Teruel

Los comentarios están cerrados.