Categorías

El Gobierno plantea suprimir el 50% de las empresas públicas

Se desconoce el ahorro que va a suponer y los plazos concretos del plan

El Gobierno de Aragón ha previsto la supresión del 50 por ciento de las empresas públicas, 53 de un total de 107, aunque sin ser una “foto fija”, porque podría haber fusiones entre algunas de las que permanecen, ni un plan del que se conozcan el ahorro que va a suponer ni sus plazos concretos, porque pasará bastante tiempo hasta que se pueda cerrar.
Así lo avanzó ayer en una rueda de prensa el consejero de Economía del Gobierno de Aragón, Alberto Larraz, quien precisó que la reducción prevista pasa por la venta o desinversión en 31 empresas, la liquidación de 13, algunas ya inactivas, tres diluciones y seis que pasarán a la administración, si bien aseguró que no se perderá un volumen de empleo ni siquiera significativo.
Las empresas que permanecerán activas, 54, se dividirán en seis grupos de actuación por sectores, para aumentar la eficiencia: fomento de la iniciativa empresarial, turístico, inmobiliario, parques tecnológicos y Ciudad del Motor, nieve y gestión de infraestructuras).
En cada grupo actuará una empresa como “cabecera” de la que dependerán el resto, entre ellas Aragón Desarrollo e Inversión (con empresas como Avalia o Aragón Exterior), Turismo de Aragón (con Dinópolis o Nieve de Aragón) y Suelo y Vivienda de Aragón (Pla-Za o Zaragoza Expo Empresarial).
Motorland será cabecera de empresas como Walqa o Technopark, Aramón englobará las del sector de la nieve y entre las que tienen que ver con infraestructuras se han incluido Aragón Telecom, y Sirasa y Sodemasa, para que vayan “enamorándose” para ir en un futuro hacia una fusión, apuntó Larraz.
El objetivo de agrupar las empresas con una cabecera, explicó Larraz, es lograr que sean más eficientes, algo que podría conllevar incluso ajustar más su número, y que compartan sus infraestructuras y direcciones para evitar solapamientos. Este ajuste simplificará las estructuras, si bien aún no se fijado si habrá reducciones de altos cargos, aunque se harán, si son necesarias, afirmó el consejero.
Esta es la reestructuración prevista a lo largo de este año, pero tardará “bastante tiempo” hasta que se pueda cerrar, resaltó Larraz, quien insistió en que no se trata de una “foto fija”, porque podría variar en función de las dificultades que puedan surgir, con fusiones entre las que permanecerán e incluso decidir participar en alguna nueva iniciativa.
Este itinerario, insistió, no se puede hacer “de hoy para mañana”, pero sí da una idea clara de que se busca un ahorro en las estructuras de las empresas y un ajuste de sus activos y que la corporación de empresas públicas camina hacia la profesionalización y la eficiencia para abrir espacios para la transformación de la economía que no puede acometerse desde el derecho administrativo.
En ese sentido, Alberto Larraz tachó de “barbaridad” que se plantee la desaparición de las empresas públicas, igual que de las comarcas, diputaciones provinciales o de la mitad de los departamentos del Gobierno de Aragón.

EFE / Zaragoza

Los comentarios están cerrados.