Categorías

El túnel de 480 metros propuesto en la ronda no convence al consistorio

La comisión de Infraestructuras inicia el análisis del documento, que apuesta por la alternativa más amplia

La propuesta de soterramiento del tráfico en las rondas Ambeles y Dámaso Torán recomendada en el estudio complementario encargado por el Gobierno de Aragón, con un túnel de 480 metros de longitud entre el cruce con la calle Abadía y el acueducto de Los Arcos no convence en principio al Ayuntamiento de Teruel.
Además del alto importe de la obra -más de 11 millones de euros, a los que habría que añadir la urbanización exterior no contemplada-, el consistorio cuestiona el elevado coste de mantenimiento que tendría que asumir el Ayuntamiento. El túnel, por otro lado, no tendría conexión con las calles adyacentes, de forma que la conexión en coche de los barrios del Arrabal y San Julián con el Centro Histórico y San León por la ronda quedaría interrumpida.
Así se desprende de las primeras valoraciones realizadas por los grupos municipales tras la comisión informativa de Infraestructuras que ayer inició el análisis del anteproyecto, que contempla cuatro alternativas de soterramiento: una desde el cruce del Tozal -con 89 metros de túnel y un coste de 4,6 millones de euros-; dos desde el cruce con la calle Ambeles -con 305 metros de túnel y 8,6 y 10,5 millones de presupuesto estimado, según se contemple o no un ramal subterráneo de enlace con la estación de autobuses -; y la cuarta desde la calle Abadía, cuyo importe superaría los 11 millones de euros.

Opción recomendada
El estudio -encargado al gabinete de ingeniería Turiving a finales del pasado año, después de que la primera de las alternativas mencionadas se considerara técnicamente inviable por las excesivas pendientes de acceso- se decanta por el soterramiento más amplio por se el que presenta mejor ratio de presupuesto por superficie liberada y menores pendientes en entradas y salidas. Abarcaría una longitud de 658 metros -repartidos entre las rampas de acceso, que tendrían su inicio en el entorno del Viaducto nuevo, y el túnel de 480 metros- y permitiría liberar 13.919 metros cuadrados para uso peatonal.
Esta solución se diseña con dos carriles soterrados, a los que se sumarían otros dos en superficie entre el Viaducto y el acceso a la estación de autobuses.
En el interior del túnel no se prevé ninguna incorporación ni salida de vehículos, por lo que se suprimirían las conexiones entre la ronda y la cuesta de la Jardinera y la calle Mayor del Arrabal. Sí se respetaría el acceso al Carrel a través de la Bajada de la Merced.
Con estos planteamientos, sería necesario abordar cambios sustanciales en la ordenación del tráfico de San Julián y el Arrabal, entre ellos la creación de un nuevo vial entre la cuesta de la Jardinera y la calle Mayor, que sería de sentido único.

EVA RON / Teruel

Los comentarios están cerrados.