Categorías

Las cocheras de ocio tendrán tres meses para poder ser adaptadas

La ordenanza cívica no las permitirá si incumplen las exigencias legales

Las cocheras de ocio en las que se reúnen los jóvenes en zonas como Cofiero llevan camino de desaparecer salvo que sus ocupantes las adapten a las exigencias recogidas en la nueva ordenanza de convivencia, que obligará tan pronto como esté aprobada a que reúnan las debidas condiciones de seguridad, salubridad e higiene. El Consejo de Participación Ciudadana dio ayer el visto bueno a los artículos del proyecto de ordenanza cívica que tratan sobre los inmuebles privados ocupados con fines de ocio, como sucede con algunas cocheras, que tendrán un plazo de tres meses para adaptarse a la normativa.
El plazo de tiempo para adecuar los locales a lo establecido en la ordenanza comenzará a contar tan pronto como sea aprobada la misma. La fecha se desconoce todavía ya que en la reunión de ayer del Consejo de Participación se terminó de ver el articulado, pero todavía queda pendiente de abordar el próximo 22 de julio el régimen sancionador. Posteriormente será enviada a comisión para su aprobación provisional en pleno antes de salir a exposición pública para que se le pueda dar el visto bueno definitivo.
Todos los miembros del consejo respaldaron el articulado relativo a estos inmuebles privados de ocio excepto el representante de las asociaciones juveniles, que se abstuvo ante el recelo de que la normativa acabe por terminar cerrando este tipo de locales.
El representante de la Federación de Barrios, Carlos Llanos, aseguró que habían respaldado el articulado porque entendían que regulaba correctamente esta clase de espacios privados de ocio. La única modificación que se introdujo fue ampliar el horario para que pudieran usarse desde las 10 de la mañana en lugar de las 16 horas, manteniendo el de cierre a la una y media de la madrugada, excepto los viernes, sábados y vísperas de festivo, que se ampliará en una hora.
El hecho de haber ampliado el horario para que se puedan abrir desde las 10 de la mañana se ha hecho pensando en los grupos de música que tienen que ensayar. No prosperó en cambio la propuesta de la Federación de Barrios de que fuese necesaria la autorización de los vecinos de la finca, además de la del propietario del local.
La normativa regula todos los aspectos de seguridad, salubridad e higiene que tienen que reunir estos locales. La concejala de Participación Ciudadana, Carmen Alonso, indicó que tendrán que garantizar un aislamiento acústico y disponer de sanitarios con agua potable y ventilación, además de contar con otras medidas.

F.J.M. / Teruel

Los comentarios están cerrados.