Categorías

Una trinchera en Concud permite conocer cómo se comporta la falla

Hace varias decenas de miles de años se produjeron movi­mientos sísmicos en la falla de Concud y, aunque parezca que fue hace muchísimo tiempo, dejaron materiales muy recientes geológicamen­te hablando como muestra de aquella actividad.Un equipo de Departa­mento de Geología de la Universidad de Zaragoza ha trabajado, en las últimas se­manas, en una trinchera abierta en unos terrenos pri­vados cerca de Concud para poder conocer con mayor exactitud cuándo se produje­ron estos movimientos.

Ayer, sus responsables ex­plicaron a algunos vecinos de la localidad que se acercaron hasta allí en qué consisten los trabajos que están reali­zando. El estudio de campo está a punto de concluir y ha permitido obtener unas muestras que, tras su paso por el laboratorio, desvelarán las edades de la falla y se de­lectará cuándo se han ido produciendo diferentes mo­vimientos sísmicos.

Para saber dónde tenían que hacer la trinchera, se uti­lizaron aparatos de geofísica que les ayudaron a conocer la ubicación más adecuada.

Un equipo de seis espe­cialistas, con el geólogo José Luis Simón al frente, ha tra­bajando en Concud desde an­tes de Navidad desafiando a las bajas temperaturas.

Durante estas semanas, las paredes de la trinchera, de 4,5 metros de profundidad, se limpiaron antes de dibujar en ellas una cuadrícula que sirve de referencia para cen­trar más en detalle el trabajo c identificar los materiales.

Unos pequeños mareado-res de colores permiten iden­tificar las fracturas del terre­no, la falla principal y otras ‘alias pequeñas así como los

diferentes niveles del terre­no. Además, se recogen muestras de tierra por la no­che para que no se vean afec­tadas por la luz del sol, y se envían al laboratorio.

El estudio de todos estos datos permitirá conoce el momento en el que se movió la falla, pero esto no será hasta que no se tengan los re­sultados, que podrán tener un error de varios cientos de años, según el método que se utilice, aunque no será signi­ficativo cuando hablan de miles o millones de años. No obstante, el error será menor cuanto más recientes sean los materiales. De ahí la impor­tancia de este lugar donde los materiales son más recientes.

Toda esta información pa­sará a completar la tesis que sobre la falla de Concud está realizando la geóloga Paloma Lafuente y que está codirigida por José Luis Simón y por Luis Arlegui.

El proyecto sobre la falla de Concud está financiado además por el Ministerio de Ciencia e Innovación.

De momento, el equipo

no tiene intención de llevar a cabo más trabajos de campo. Esta trinchera se cerrará pero la falla se puede apreciar muy bien en otros tramos de

su recorrido de unos 14 kiló­metros como en la estación de Los Baños, donde se aprecia un corte de más de diez metros de longitud.

El estudio analizará ade­más la relación entre la falla de Concud, que cruza de no­roeste a sureste y la de Te­ruel, que a de Norte a Sur: si se juntaron y tuvieron un comportamiento común o si siempre han actuado por se­parado.

Ayer, los vecinos de Con­cud pudieron conocer por ejemplo que la falla es la causa del desnivel de 250 metros que hay entre los lla­nos de Concud-Caudé y de Celadas y que se produjo por el desplazamiento de la falla hace más de tres millones de años. Antes, permanecieron todos al mismo nivel, en una zona lacustre. Eso explica, por ejemplo, la existencia de calizas en Concud y en Cela­das, les explicaron.

(P.F./Teruel)

Los comentarios están cerrados.