Categorías

El Obispo Polanco es el quinto hospital más denunciado en Aragón

La Asociación El Defensor del Paciente muestra en su memoria anual de 2008 que el Obispo Polanco fue el quinto hospital más denun­ciado de Aragón, después del Servet y el Clínico en Zara­goza, el San Jorge de Huesca y el Ernest Lluch de Calatayud. A pesar de ello, Teruel es la provincia que registró menos quejas por los servi­cios sanitarios el pasado año, 17, frente a las 350 de Zara­goza y las 66 de Huesca.El Defensor del Paciente analiza la situación actual de la sanidad aragonesa y del resto de España en este docu­mento. En la provincia de Te­ruel critica especialmente cuestiones como las listas de espera, el exceso de tarjetas sanitarias que tienen muchos facultativos o la falta de es­pecialistas.

Esta organización resalta el excesivo tiempo que deben esperar los usuarios del sis­tema sanitario para ser valo­rados por el médico en cen­tros sanitarios comarcales. El informe destaca, por ejem­plo, que los hospitales de Barbastro y Alcañiz son los que más demora sufren para las consultas con el especia­lista, con una media de 70 dí­as y considera que esto es “discriminatorio para algu­nos pacientes, porque depen­diendo del lugar donde resi­den su calidad asistencial va­ría”.

El Defensor del Paciente también recuerda momentos de saturación como el que se vivió en el Hospital de Alca­ñiz, centro que fue víctima del colapso por la reducción de camas durante su renova­ción en verano.

Otra de las carencias de la sanidad en la provincia está vinculada al exceso de usua­rios que deben atender los profesionales sanitarios. En la ciudad de Teruel “algunos doctores tienen en tarjeta la exagerada cifra de 2.100 pa­cientes y probablemente al­gunas zonas rurales dentro de poco comenzarán a perder prestaciones”, según esta or­ganización.

Otra de las lagunas es la carencia de especialistas y su mala distribución. “La edad de los médicos es encaneci­da. Muchos de ellos se están marchando a Cataluña, por­que las condiciones laborales y salariales son mejores”, ar­gumenta la memoria que re­coge datos de las 17 Comu­nidades autónomas. Aragón precisa al menos 400 médicos más para dar cobertura a sus hospitales y centros de salud, especialmente en Huesca y Teruel, donde los más buscados son los pedia­tras. En localidades de estas dos provincias como Mon­zón, Fraga, Monreal o Alfambra, los médicos de fami­lia imparten como pediatras.

Los problemas en Traumatología

De las 433 denuncias que presentaron los pacientes en Aragón, el servicio que más insatisfacción produjo fue el de Traumato­logía -como en la mayor parte de las Co­munidades-, seguido de las Urgencias, Ci­rugía general. Ginecología y obstetricia y Oncología.

Precisamente, el Defensor del Paciente alerta de que la desigualdad de los tiempos de espera entre hospitales incide especial­mente en patologías como traumatología, neurología y urología. “No puede ser que un paciente aguarde cinco meses para ser tratado por un traumatólogo en el hospital Royo Villanova y, sin embargo, si es un paciente del Obispo Polanco espere poco más de un mes”, indica el balace de esta asociación en el que se califica de “insos­tenible” la situación en algunos centros de salud donde no se habilitan consultas por la tarde como el Grande Covián de Zara­goza, en el que los pacientes han de espe­rar más de un año en especialidades como cirugía vascular y traumatología.

(I.M./Teruel)

Los comentarios están cerrados.