Categorías

Teruel mira a las estrellas

Dentro de dos años, Teruel será en un referente internacional de la astronomía. Aunque esta aseveración pueda resultar excesivamente pretenciosa, el ambicioso proyecto del Centro de Estudios de Física del Cosmos de Aragón, recientemente constituido y que contará con unos 50 científicos que desde Teruel explicarán al mundo los avances que se realicen sobre la energía oscura, ya se ha puesto en marcha. El Ejecutivo aragonés ha declarado esta semana de interés autonómico un observatorio astronómico en Javalambre, concretamente en el Pico del Buitre (paraje próximo a la localidad de Arcos de las Salinas).

A unos 2.000 metros de altura, las conclusiones que se extraigan de la observación del espacio serán coordinadas por el prestigioso científico Mariano Moles, que dirigirá esta fundación. Moles afronta el reto con “mucha ilusión” y defiende su “singularidad”, que lo hace prácticamente único en el mundo. El nuevo observatorio se dedicará a la investigación de una de las cuestiones que más intriga a los científicos en la actualidad: la energía oscura, componente mayoritario del Universo y que es muy desconocido. Gracias a la profundización mediante cartografiados del espacio, desde Teruel se podrá conocer un poco mejor el origen del Cosmos.

Es precisamente el cartografiado del espacio una de las misiones de este observatorio. “Construir el mapa del cielo”, explica didácticamente Moles, un oscense natural de Binaced y que vuelve a su tierra después de realizar destacadas aportaciones tras investigar durante años para el Instituto de Astrofísica de Andalucía, dependiente del Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), desde el observatorio de Calar Alto. “Con el cartografiado, esperamos obtener respuestas que buscamos la comunidad científica desde hace tiempo”, señala.

Pero hay algo que todavía convierte más excepcional esta instalación astronómica. Es el telescopio con el que se mirará al cielo. No es el más grande, ni el que llega más lejos. En cambio, si es el que abarca más campo de visión a la vez que alcanza cotas muy profundas. “Un telescopio con un espejo muy grande, tiene mucha potencia, pero el campo de visión es menor que el de uno más pequeño. En cambio, con el que se va a construir en Javalambre combinamos ambos factores, de tal manera que sin que sea un espejo de dimensiones espectaculares, sí consigue llegar muy lejos y a la vez contemplar grandes espacios”.

ACTUEL Este telescopio medirá 3,5 metros, y ya ha sido bautizado. Se llamará Actuel y su construcción costará unos 12,5 millones de euros. Junto a la terminal de telecomunicaciones, que transmitirá todos los datos obtenidos desde el observatorio hasta la central –situada en Platea, en la ciudad de Teruel– el proyecto supone un desembolso de 16 millones. Ya hay unas cinco empresas que pretenden ganar el concurso de adjudicación para elaborar este espejo. En junio se conocerá la empresa ganadora. “En dos o tres años ya empezaremos a obtener datos interesantes”, apunta Moles.

El recinto que albergará este telescopio tiene unas características especiales, adaptadas además a las duras condiciones climatológicas de esta parte sur de la sierra de Javalambre. Con un grosor aproximado de 20 centímetros, todos los datos que se recojan se enviarán mediante control remoto a la central de datos, en la capital de la provincia. Allí, más de una treintena de expertos estudiará los enigmas que ha reservado el cielo.

01/02/2009 A. IBÁÑEZ

Los comentarios están cerrados.