Las obras para acabar la Perimetral, paradas al invadir una finca privada.

Las obras pendientes para finalizar la Vía Perimetral de Teruel, consistentes en un tramo del carril bici y de la acera, permanecen paralizadas desde la pasada semana al invadir suelo de un particular y no contar con su autorización. El propietario afectado, Miguel Villarroya, es el mismo que mantuvo un duro enfrentamiento con el Ayuntamiento por la urbanización del Polígono Sur, que prevé la construcción de un instituto de Secundaria en el suelo ocupado por la vivienda habitual de Villarroya. Aunque la Vía Perimetral se abrió al tráfico el pasado abril, quedan pendientes de ejecutar algunas obras, la principal de ellas el tramo de carril bici y acera paralelos al viaducto de 230 metros incluido en la nueva arteria urbana. El tablero del puente está totalmente ocupado por cuatro carriles de tráfico rodado, lo que obligó a construir a ras de suelo la franja destinada a peatones y ciclistas. De momento, la comunicación peatonal y para ciclistas entre los dos extremos de la Vía Perimetral permanece cortada. El propietario de los terrenos en los que se estaba construyendo el tramo pendiente de acera y carril bici, al detectar que las obras invadían su finca, advirtió a la empresa constructora -Acciona- de que si los trabajos no cesaban iba a presentar una denuncia judicial por usurpación y daños. La advertencia, trasladada a la sociedad municipal Urban Teruel S. A. -que ejecuta la Vía Perimetral-, sirvió para detener los trabajos, aunque ya se habían realizado labores de explanación, compactación y señalización del trazado mediante estacas. El propietario advirtió al Ayuntamiento que no autorizará la continuación de los trabajos hasta que no se concrete el convenio urbanístico que compensará las expropiaciones de la Vía Perimetral mediante derechos edificatorios para los dueños de los terrenos afectados. Además, ha reclamado la reposición de la finca a su estado original. El consejero delegado de la sociedad Urban Teruel S. A., el concejal Luis Muñoz, reconoció que para completar el carril bici y la acera se han ocupado suelos que no habían sido expropiados. Muñoz señaló, no obstante, que confiaba en que fuera cual fuera el terreno utilizado para las obras se hubiera podido compensar con derechos edificatorios para los propietarios. El edil explicó que seguirá “hablando” con el afectado porque, hasta que no se consiga su autorización, las obras pendientes de la Vía Perimetral seguirán paralizadas. Luis Muñoz indicó que, para resolver el conflicto y desatascar las obras, el Ayuntamiento ha encargado un estudio topográfico y jurídico que clarifique qué propiedades se han ocupado para realizar la circunvalación. Este documento servirá para completar el expediente de expropiación y compensar a los afectados. Por otro lado, elabora un informe urbanístico que permita concretar el convenio que fijará las compensaciones para los expropiados y ordene todo el espacio comprendido entre la Vía Perimetral y el casco urbano, lo que habilitaría suelo edificable para más de mil viviendas. Llueve sobre mojado La ocupación sin permiso de los terrenos de Miguel Villarroya para completar la Vía Perimetral reedita el enfrentamiento de este ex concejal socialista con el Ayuntamiento a raíz del desarrollo del Polígono Sur, que prevé un instituto de Secundaria en el suelo que ocupa la vivienda particular de Villarroya. Tras denunciar al Consistorio en los tribunales, alcanzó un acuerdo que desbloqueó el proyecto educativo sin culminar la vía judicial. Por otro lado, a raíz de las últimas lluvias se han producido pequeños desprendimientos sobre la Vía Perimetral, pero sin interferir en el tráfico rodado.