La aprobación inicial del PGOU comporta la suspensión de licencias

PAR y PSOE sacan adelan­te el documento, mientras PP y CHA denuncian pri­sas y critican contenidosEl pleno del Ayunta­miento de Teruel procedió ayer a la aprobación inicial de la revisión del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) con los votos del equipo de gobierno PAR-PSOE. El PP y la CHA votaron en contra por desacuerdo con algunas pre­visiones del documento y por la celeridad de la aprobación, que impidió a varios técnicos munici­pales completar los informes pre­ceptivos. Ayer mismo el secreta­rio general del Consistorio infor­mó, a instancias del PP, de que, a pesar de las carencias de algunos informes técnicos, la aprobación inicial del PGOU era legal.

El nuevo PGOU prevé suelo e infraestructuras para una ciudad de 50.000 habitantes con un pla­zo de vigencia de diez años. La aprobación inicial irá seguida de dos meses para la presentación de alegaciones, la aprobación provi­sional y la definitiva, que corres­ponderá a la DGA. El visto bueno de ayer comporta la paralización de la concesión de licencias de obra en todos los suelos -salvo los urbanos- hasta la aprobación de­finitiva, un proceso que el equipo de gobierno quiere completar en el próximo año.

El concejal de Urbanismo, el parista Luis Muñoz, defendió la aprobación por “urgencia, nece­sidad y oportunidad”. Recordó que el actual PGOU, de 1985, está totalmente “caduco” y no respon­de a las necesidades de una ciu­dad del siglo XXI.

El PP y la CHA criticaron la aprobación con prisas dos días antes, de la entrada en vigor de la nueva ley de urbanismo de Ara­gón. Además rechazaron el exce­sivo recurso del PGOU al planea­miento “remitido”, que delega la clasificación de importantes bol­sas de suelo a las conclusiones de procesos de revisión que ya se han iniciado. Esta circunstancia afecta, por ejemplo, a los proyec­tos Teruel Termal, Parque Tuna, polígono de Celadas, y amplia­ción de San Blas.

El portavoz del PP, José Luis Fortea, alertó de las ilegalidades detectadas por los informes técni­cos y de la conveniencia de apro­bar el PGOU a la nueva ley de ur­banismo. El portavoz de CHA, Francisco Martín, criticó, entre otros aspectos, el tratamiento dis­par dado a las viviendas ilegales.

El alcalde, el parista Miguel Fe­rrer, dijo que la ciudad está “de enhorabuena” con la aprobación inicial del PGOU, al tiempo que recalcó la provisionalidad del do­cumento. Por su parte, el porta­voz del PSOE, Pedro Joaquín Si­món, alertó contra la tentación de la oposición de frenar el PGOU por intereses electoralistas.

TERUEL